23 FEB 2015 | NOTA DE INTERÉS

Demostrar que la empresa será un éxito

Existen muchas Pymes que a la hora de pedir financiamiento para sus proyectos, se encuentran con un rotundo no.

Para poder demostrar que una empresa será exitosa, siempre será una buena herramienta, presentar la proyección financiera que ésta tendrá, ya que permite ver en números el futuro de la empresa

Lamentablemente, en muchas de las pequeñas y medianas empresas solo los dueños conocen el verdadero futuro que le augura a su empresa. Ellos saben si habrá ventas, nuevos contratos, posibilidades de nuevos mercados, etc. Por estas razones, cuando se acercan a bancos o a terceros para solicitar algún préstamo para aprovechar esas oportunidades, muchos les cierran las puertas porque intentan convencer de manera verbal. 

Proyectando solidez

Para evitar esto, una buena medida es demostrar ese éxito de manera tangible pero, ¿cómo se puede hacer esto? Aquí entran en juego las proyecciones financieras, ya que ellas ayudan bastante en estos casos. Aquí, se deben pronosticar las ventas, gastos e inversiones de un periodo de tiempo, traducir los resultados esperados en los estados financieros básicos: balance general, estado de resultados y flujo de efectivo. 

Un aspecto relevante y fundamental de las proyecciones, es que incluyen los planes de ventas, mercadotecnia, recursos humanos, compras, inversiones, etc. es decir, todo lo necesario para que el escenario que se plantea pueda realizarse.

Presentando toda esta información, un empresario puede demostrar que su empresa es capaz de: Ofrecer una buena rentabilidad a sus dueños, pagar de manera oportuna los préstamos, entre otras. 

Respecto de los tiempos que debe considerar la proyección, esta es variable según cada caso, es decir que pueden ser 3, 5 o 10 años, aunque este último es poco creíble. En el caso del primer año de proyección, los especialistas recomiendan que se realice con detalle mensual. Otro elemento a considerar en la construcción de las proyecciones, es plantear diferentes escenarios o análisis de sensibilidad, donde los planes de venta no se logren alcanzar de manera óptima.

Sin duda, el presentar estados financieros proyectados, transforma en tangible una oportunidad de negocio junto con facilitar la adquisición de recursos.