18 DEC 2013 | COLUMNA DE OPINIÓN

Corea del Sur: Un candidato ideal en el bloque emergente

Debido a su apertura comercial y su calidad de exportador de bienes de naturaleza industrial, la actividad de Corea del Sur se vería impulsada ante la recuperación de las principales economías del mundo.

Por Francisca Bustamante / Revista Dinero, EMB

Si bien todo apunta a que los mercados de países desarrollados parecieran enfrentar un escenario bastante más favorable que el de sus pares emergentes hacia el año 2014, debemos destacar que al interior de estos últimos es posible encontrar una serie de discrepancias que podrían señalar también atractivas oportunidades. De este modo, destacamos el caso de Corea del Sur, que a grandes rasgos pareciera ser una economía que enfrentará con argumentos bastantes sólidos períodos que parecen ser más complejos para el frente emergente, al mismo tiempo que su mercado bursátil promete entregar elevados retornos el próximo año.

El impulso del sector externo

En primer lugar, debemos destacar que para el año 2014, el escenario global estará marcado por una importante recuperación de las principales potencias desarrolladas, tales como EE.UU. y Europa, las cuales se han visto favorecidas por los programas de estímulo implementados por sus respectivos bancos centrales y una reaceleración de China. Esta situación, es consistente también con una moderación de la liquidez otorgada por las principales instituciones monetarias del mundo, medidas que en última instancia terminarán por depreciar de forma adicional las monedas de países emergentes, moderar los precios de las materias primas e incrementar las restricciones crediticias mundiales para aquellas naciones que presenten ciertas debilidades en sus indicadores macroeconómicos. 

En función de lo anterior, creemos que en base a las características que presenta la economía de Corea del Sur, esta podría sacar ciertas ventajas respecto de sus pares emergentes. Así, y aunque dicha nación se mantuvo rezagada durante los últimos trimestres debido a su elevada integración comercial (donde su apertura alcanza un 100% del PIB), la recuperación de las principales economías del mundo fomentará indudablemente su sector exportador. De hecho, creemos relevante destacar que del total de sus exportaciones, cerca de un 60% se destinan a EE.UU., Europa, Japón y China, países que esperamos exhiban un mejor comportamiento hacia el año venidero. Más aún, un 85% de los envíos de Corea del Sur se caracterizan por su naturaleza industrial, los cuales presentan una mayor volatilidad con el ciclo económico. 

De este modo, y tras avanzar solo un 2,9% en 2013, el PIB de Corea del Sur aumentaría un 3,7% en el próximo año gracias al mayor dinamismo de sus exportaciones, situación que, junto con Taiwán, representa la mayor aceleración en términos de crecimiento de Asia. Al mismo tiempo, la inflación no pareciera generar un problema hacia los trimestres venideros. En esta línea, denotamos que cerca de un 40% de las importaciones corresponden a bienes de energía, los cuales entendemos no tendrían espacios para presentar fuertes avances en el año 2014, contribuyendo así a no generar presiones inflacionarias indebidas para el Banco Central.

La bolsa de Corea del Sur 

En cuanto a su mercado bursátil, este ha presentado un leve avance en lo que va de 2013, donde su principal índice accionario ha acumulado un incremento en dólares de solo un 2,4%. Sin embargo, estimamos que los retornos del índice KOSPI en el año 2014 distarán de forma diametral de lo observado en el ejercicio actual, lo que lo llevarán a destacar respecto de otros mercados emergentes. Dicha expectativa, encuentra fundamento en tres características clave que exhibiría el mercado surcoreano: fuerte crecimiento de utilidades, atractivas valorizaciones y composición sectorial favorable.