28 OCT 2014 | NOTA DE INTERÉS

Consultoría en las empresas

Muchas instituciones buscan un servicio profesional de gran utilidad para ayudar a los directivos de las organizaciones a identificar y definir los principales problemas que las afectan.

Todas las organizaciones siguen planes para alcanzar sus propósitos fundamentales y sus objetivos surgidos correspondientes a las metas trazadas, estudiar las razones que provocan que las cosas no se den como se espera, identificando las causas y proyectar acciones para su perfeccionamiento y que éstas se implementen, muchas veces, quedan en las manos de expertos, que a través de una consultoría logran detectar y mejorar las deficiencias que se presentan, las cuales nos son identificada por los integrantes de la empresa.

La misión de los consultores es funcionar como verdaderos " agentes de cambio ", los que trabajan en la  transferencia de conocimientos y la capacitación del personal de las organizaciones, de manera tácita o evidente.

El ejercicio del consultor actual es entregar orientación con la idea de apoyar intensa y transitoriamente a las compañías a realizar los trabajos por los cuales se le contrata, las tareas se realizan en conjunto, de manera que los directivos y trabajadores obtienen conocimientos y habilidades que los convierten en un real consultor interno, agente endógeno de cambio en un proceso de perfeccionamiento constante.

Es así como la consultoría es un servicio que brinda una persona o varias independientes, que se caracterizan por estar calificadas en la identificación e investigación de problemáticas que competen a la organización. Su labor se basa  en el análisis de hechos concretos y en la búsqueda de soluciones. Por esa razón debe ser precisa la colaboración entre cliente y consultor, con el fin de lograr un resultado exitoso.

Se puede precisar un consultor por diversas situaciones como:

  • Cuando surge un acontecimiento que deseado y susceptible de mejora.
  • Al momento de reverdecer el perfil de una empresa, para que la misma no se evapore en el mercado.
  • Al comenzar una empresa, muchas veces se precisa un consultor en temas de administrativo-contable, financiero, económico y demás aspectos que pudiera requerir el cliente.

Se debe aclarar que los consultores no poseen autoridad directa para la toma de decisiones y ejecutarlas, por ese motivo corresponde aseverar la máxima participación del cliente, con la idea de conseguir una asesoría confiable y satisfactoria.