22 FEB 2018 | Artículo de interés

¿Cómo sobrevivir a tu primer año de emprendedor?

Los primeros doce meses del emprendedor son determinantes. No sólo porque debes adaptarte a una nueva forma de vida sino porque es un buen tiempo para medir tu desenvolvimiento.

Por ello, es de vital importancia que consideres las siguientes 6 acciones que motivarán tu supervivencia durante el primer año en el mundo del emprendimiento:

1. Traza un plan: 
Sobra decir que iniciar un negocio o cualquier actividad sin un plan, es estar a la deriva. Ten bien claro y por escrito, hacia dónde va tu empresa, qué necesidades cubre y cuál es su valor agregado para no perder el rumbo.

2. Establece metas a corto plazo y organízate: 
Ligado al punto anterior, no basta con tener objetivos a largo plazo, las misiones de corto y mediano alcance son las que te llevarán por el camino adecuado para las metas más grandes. Mantén todos los temas en orden, con registros (ya sea que se hable de gastos, inversiones, contraseñas o proyectos), reportes, tablas comparativas, etc. es lo más sano para motivar el crecimiento y conocer las áreas de oportunidad de tu negocio de manera oportuna.

3. Busca apoyo: 
Las complejidades tras emprender un negocio son diversas, por lo que contar con un equipo de trabajo motivado, así como mantener a tu familia y amigos cerca, elevará tu moral y la de la empresa, facilitando la creación de un ambiente agradable y productivo.

4. Mantén los gastos al mínimo: 
Crear un imperio requiere grandes inversiones, ya sean emocionales, económicas o de tiempo. Ten en cuenta además que los resultados de este sacrificio no se verán reflejados hasta después de un lapso considerable por lo que es importante que desarrolles un plan de gastos e inversión que te permita optimizar el capital económico inicial.

5. Actualiza tu modelo de manera constante, pero sin perder el foco:
Es importante que siempre tengas en mente el objetivo principal que buscas cumplir. Pero también debes mantenerte actualizado. Es bueno que lleves a cabo análisis y sesiones de retroalimentación periódicas además de estar al tanto de las tendencias comerciales, de consumo, innovaciones tecnológicas y demás. Esta será una brújula para tu negocio ¡úsala!

6. Anticípate: 
Estar un paso adelante del resto es siempre una ventaja. Tener en cuenta los cambios que están por venir, así como los problemas o necesidades que pueden surgir en tu compañía, te dará tiempo de resolver, contratar, evitar o enfrentar distintas situaciones. También es importante que al hacerlo jerarquices el tiempo y esfuerzo requerido para cada cosa. Por ejemplo, si sabes que tu proyecto necesita un sitio web, visualiza los recursos humanos y técnicos que te auxiliarán en la tarea, puede que contratar a un empleado remoto o por proyecto sea más funcional que ofrecerle una plaza de tiempo completo… o viceversa.