03 DEC 2013 | NOTA DE INTERÉS

Cómo se llega al acto de comprar

Para lograr la venta sería indispensable saber qué hace que las personas adquieran tal o cual producto o servicio.

Se idean muchas estrategias para atraer a las personas a que consuman algún producto o servicio. Solo basta poner atención al alrededor para percatar que tanto; los medios de comunicación, como los espacios comunes, están invadidos de mensajes que apuntan a un solo objetivo: provocar la necesidad de compra.

Los estudios señalan que existen dos tipos básicos de compradores, el racional y el emocional, en este punto se identifican otras dos formas de enfrentar su relación con la acción de compra: alto compromiso o bajo compromiso.

El racional es aquel que previa la transacción realiza un análisis o consideración donde estudia las razones, consecuencias y beneficios a los que puede acceder a través del producto. No deja que los impulsos los lleven a consumir sin antes pensar muy bien lo que se está haciendo.

En tanto, el irracional es aquel que se deja llevar por sus emociones e impulsos del momento, no analiza mucho el precio y cómo éste va repercutir en sus finanzas personales, solo experimenta el deseo y necesidad de hacer suyo determinado producto o servicio y lo compra. Muchas veces, este tipo de consumidor encuentra una gratificación emocional cuando paga por algo, pero se ha comprobado que esta satisfacción suele ser de corta duración.

Una de las formas para concretar una venta es identificar al consumidor y desde esa perspectiva llegar a él. El identificar al tipo de comprador es un avance para concretar la anhelada venta.

Dentro de los tipos de consumidores se encuentra el:

El soberano: Se permite lujos al momento de comprar, para este consumidor cuando hay un periodo de crisis manifiesta las habilidades de mando y decisión.

El protector: Es indeciso al instante de valorar un producto por lo que disminuye el gasto y ahorra para un mejor momento.

El solidario: Prefiere las soluciones prácticas, adquiere un producto o servicio no porque verdaderamente le guste sino porque nota que varias personas disfrutan de tener el producto.

El experto: Es el que antes de comprar investiga, se llena de información previo al adquirir un producto. No arriesga lo mas mínimo ya que sus planes son a largo plazo.

El espíritu libre: No está muy interesado y no quiere saber nada de lo que está pasando y sencillamente espera que todo pase.

El rebelde: Es el que decide cuando ha llegado el momento de comprar y que tiene que aprovecharlo.