23 NOV 2018 | Artículos de interés

Cómo medir la rentabilidad de la innovación.

Aunque la idea de cuantificar la innovación parezca ligeramente vaga, es una realidad que puede permitir a las compañías conocer su relevancia en la industria.

Entendemos por innovación a toda novedad que se integra a un sector determinado para ofrecer perspectivas frescas, así como para renovar o modificar elementos previos. Por lo tanto, un indicador de innovación deberá atender la manera en que una idea o propuesta genera cambios significativos, y preferiblemente positivos, en el ejercicio de la compañía, tanto de manera interna (estructura de organización, esquema laboral, etc.) como externa (productos y servicios, estrategias de publicidad y marketing, etc.).

Entonces, la rentabilidad de la misma se refiere a los niveles de productividad y retorno monetario que generan sus implementaciones: según lo descrito en el Manual de Oslo (guía sobre la recolección y uso de datos en innovación industrial), se considera innovadora a una empresa si ha lanzado con éxito algún nuevo producto, proceso de producción, comercial o de organización, en los últimos tres años. 

¿Cómo es posible medir la rentabilidad de innovación en tu empresa?

• Para que dicho análisis resulte efectivo, primero se recomienda considerar el tamaño y tipo de negocio, marca o proyecto a medir. También es importante tener en cuenta que para determinar el valor de innovación se debe encontrar un equilibrio entre lo cuantitativo y cualitativo; es decir, cifras sobre rendimiento, acciones tomadas, desempeño del personal, impacto de los servicios en la industria, apego de la audiencia, etc.

• Posteriormente, discernir entre los parámetros cuantitativos que se adaptan a la compañía, pues no todos los números se traducirán de la misma manera (índices de retorno de inversión, métricas de productividad, análisis de calidad en los procesos, etc.); así como sucederá con los relacionados a cuestiones subjetivas (como el liderazgo, lealtad de los empleados, entre otras). 

• No olvides que la innovación se relaciona con el impacto que se tiene sobre determinada audiencia o industria, por lo que, al seleccionar dichos parámetros, se debe tomar en cuenta la necesidad del cliente meta y aquellos factores que harán de la propuesta, un elemento diferenciador.

• Es de vital importancia no perder de vista que el objetivo no solo es lograr una campaña o estrategia novedosa, que genere experiencias de consumo excepcionales y posicione a la marca, sino desarrollar una cultura de innovación que influya en las decisiones y operaciones de la empresa de manera continua.