14 JUN 2019 | Artículos de interés

Cómo contratar a alguien externo en tu empresa familiar

Una empresa familiar es aquella que ha sido creada y gestionada por una o varias familias, y cuyo principal objetivo es mantenerse activa en manos de las siguientes generaciones. 

Entre los beneficios de su implementación se encuentran la versatilidad de trabajo orientada a la consecución de objetivos, reestructuración de las acciones y transparencia en los procesos, lo que destaca la importancia de implementar esta, u otras herramientas similares, según las necesidades del equipo, el tipo de proyectos que realiza y el volumen de los mismos. 

 

La dirección y toma de grandes decisiones dentro de este tipo de compañías suele estar en manos de quienes fungieron como sus fundadores (o heredaron el patrimonio); sin embargo, aunque con grandes posibilidades, los proyectos familiares suelen estar sujetos a una serie de dificultades muy particulares: Poca cultura estratégica para su funcionamiento. Rara vez tienen políticas equitativas para determinar responsabilidades y sueldos de la planilla. Por lo regular presentan falta de alineación entre los valores de la compañía y los de los sucesores. No hay modo de asegurar que los líderes están bien capacitados y por lo general su dinámica se presta a la toma de decisiones subjetivas.

Por lo anterior es que destaca la importancia de no solo solicitar asesoría de expertos en la gestión de empresas familiares, sino de contratar elementos externos que ofrezcan nuevas ideas.

¿Cómo contratar a alguien externo en la organización familiar?

Para que la contratación sea funcional, el proceso de reclutamiento debe tomar en cuenta dos perspectivas: 

- Interna: La empresa familiar debe buscar objetividad e imparcialidad en el nuevo miembro del equipo. Los líderes deben aprender a delegar responsabilidades y comprender la necesidad de la contratación. Se trata de una oportunidad y no de un obstáculo.

- Externa:  El nuevo integrante deberá trabajar por adaptarse a los valores y estructuras de la organización. Deberá apoyar y complementar la dirección de la compañía, pero del mismo modo deberá comprender que cada acción deberá ser consultada con los líderes de la organización

 

Además de estas consideraciones, la empresa debe tener muy claros los objetivos que desea cubrir con el reclutamiento, al igual que los beneficios que la contratación representa, pues asumir la importancia de este tipo de contrataciones es vital para que las empresas familiares se mantengan por la vía del éxito y puedan reinventarse; de hecho, es una práctica considerada tanto responsable como necesaria.