25 NOV 2014 | NOTA DE INTERÉS

Cambios Internos

Es común que la forma en que una empresa se organiza “puertas adentro” es producto de la evolución de rutinas organizacionales que la conforman.

En la conformación de una empresa se instaura una forma de funcionamiento, la cual se debe ir perfeccionando con el tiempo hasta llegar a un nivel que todo marche casi de manera natural. Los cambios en las compañías son parte natural y entre muchas razones son consecuencia de la entrada en contacto con las tecnologías de la información y comunicación, cambios gerenciales, administrativos, entre otros, pero independiente de esto siempre de parte de los empleados se debe lograr el cometido laboral aprendiendo a adoptar los cambios de manera correcta.

Los beneficios que las tecnologías de la información y comunicación le entregan a la organización potencian y dan velocidad a las hojas de cálculo; la simpleza y versatilidad de los procesadores de palabra; la rapidez de los niveles comunicacionales; la extraordinaria capacidad de indagación de información de productos y servicios de proveedores y competencia, además la gestión virtual empresarial de los pagos.

En situaciones diversas hay asuntos internos de una empresa que son objeto de una dedicación especial. Ya sea como resultado de una crisis o de un liderazgo visionario, una empresa puede planificar el reto de reinventarse en su estilo de trabajo, y entonces algo que era invisible para la estrategia se convierte en uno de los desafíos internos de mayor importancia.

Algunos de los cambios que pueden producirse son en la estructura, en las políticas, en la cultura laboral o en la tecnología de producción.

La estructura de una empresa es la manera en que se distribuyen responsabilidades, atribuciones, recursos, relaciones jerárquicas, formas de negocios, procesos etc, en pos de asegurar el cumplimiento de las metas. 

Hay que tener claro que las estructuras tienden a adaptarse de manera espontánea a los cambios pero hay ocasiones en que esta adaptación es mínima y poco clara, procediendo en equipos de trabajo sobrecargados, ausencia de especialistas o redundancia de cargos.

En otras ocasiones los  cambios se dan como complemento a los nuevos desafíos estratégicos de la empresa, que van ligados a la estructura  o como forma de producir cambios tecnológicos. En estas situaciones se crea una evolución de estructura: nuevas gerencias, cierre de antiguas, redistribución de las personas, recambio, etc. 

Asimismo también hay cambios que no afectan a la estructura, pero son significativas a nivel de políticas, por ejemplo, las políticas laborales: criterios de selección, ascensos, etc. Pueden cambiar las políticas en materia de participación, o de transparencia en la información. Los cambios de política, si son profundos, requieren mucha atención y trabajo.

Siempre es bueno estar consciente de que en todo orden de cosas van a existir lo cambios, por eso hay que asumirlo de manera adecuada y buena disposición.