12 FEB 2014 | COLUMNA DE OPINIÓN

Antropometría Laboral

Esta ciencia estudia la interacción de las personas con sus equipos y entornos de trabajo, los cuales deben adaptarse a las características físicas humanas.

Por Ana Paola González / HSEC MAGAZINE, EMB

Antropometría se define como la ciencia que se especializa en el estudio de las dimensiones corporales, en donde “Antropo” hace referencia al término hombre y “Metría”, a medición.

Actualmente, es considerada como una disciplina fundamental en el ámbito laboral y permite crear un entorno de trabajo adecuado, entregando un correcto diseño de los equipos y su óptima distribución, configurando las características geométricas, buen diseño mobiliario, de las herramientas manuales, de los equipos de protección individual, etc. 

Generalmente nos adaptamos a “lo que hay”, debido a que gran cantidad de elementos se importa de otros países o no fueron diseñados para ser operados por trabajadores chilenos. Los productores nacionales no diseñan sus productos para el usuario nacional, sino que se basan, erróneamente, en diseños anteriores o importados de otros países. Peor aún, se desconocen las características físicas de la población trabajadora chilena actual. La importancia, entonces, radica en que es imposible diseñar una estación ergonómicamente aceptable sin tomar en cuenta las características físicas humanas, así como sus limitantes. 

Se destaca el esfuerzo por diseñar y construir pensando en las personas con discapacidad, situación en la que se logran entornos accesibles, como las dimensiones de los espacios habitables necesarios para el desplazamiento y maniobra de personas que utilizan ayudas técnicas. No se puede diseñar sin tener en cuenta a quien lo usará, por lo que este proceso de diseño implica la aplicación de conocimiento acerca de dimensiones y capacidades. Esto lleva a crear productos que se acomoden a los usuarios y a hacerlos atractivos para el mercado. 

Mediciones y Equipos

Las mediciones se toman en puntos definidos del esqueleto y, según la naturaleza del intervalo a medir (rectilínea o curvilínea), se utilizan distintos tipos de equipos. Hay algunas que se obtienen de pie y otras de forma sedente. Para hacerse cargo de la posible dispersión en las medidas corporales, se deben medir poblaciones representativas, teniendo en cuenta los diferentes factores de variabilidad, como sexo, edad, raza y nivel socioeconómico. 

Existen dos tipos de mediciones: estáticas (que se obtienen estando el cuerpo inmóvil y usando referencias de puntos anatómicos); y dinámicas (o dimensiones funcionales que se toman a partir de posiciones de trabajo resultantes del movimiento asociado a ciertas actividades). Aunque para conseguir un diseño adecuado de situaciones de trabajo es necesario tomar medidas estáticas y dinámicas, estas últimas son más importantes, ya que en la mayor parte de las circunstancias de trabajo existe movimiento.

Los datos antropométricos tienen una distribución normal. Conociendo la media, la desviación estándar y los percentiles 5 y 95 de cada dimensión de la población, se pueden hacer cálculos y tomar decisiones. A la hora de tener en cuenta un percentil alto o bajo, es necesario conocer si será aplicado a una dimensión máxima o mínima. En este sentido, es correcto aplicar un percentil alto para las dimensiones mínimas de los objetos, lo que asegura que al menos el 95% de la población será capaz de atravesar ese espacio sin molestia, y aplicar percentiles bajos (5%) para las dimensiones máximas.

Ahora bien, ¿qué puede suceder cuando la distribución de la estación de trabajo y el diseño de las herramientas, equipos y maquinarias no se acomodan a las dimensiones físicas del trabajador? Este se vería enfrentado a alguna de las siguientes situaciones:

-Puede que tenga que esforzarse para alcanzar los controles y llegar a lastimarse como resultado de trabajar en posturas incómodas.

-Puede que tenga que ponerse guantes que no sean de su medida; si le quedan ajustados, tiene que ejercer fuerza adicional para manipular los objetos. Si son grandes, sus manos pueden deslizarse dentro de ellos, haciendo que su agarre sea inestable.

-Si su estatura es alta, puede que se golpee en la cabeza contra los dispositivos que estén suspendidos, o tendrá que agacharse para alcanzar los objetos y los controles que estén ubicados demasiado bajos.

-Si es corpulento, puede que experimente dificultad al entrar a lugares reducidos para llevar a cabo reparaciones o labores de mantenimiento, etc.