21 MAY 2019 | Artículos de interés

8 hábitos para mejorar tu productividad.

Incrementar los niveles de productividad es uno de los objetivos más importantes para las compañías.

Para lograrlo se requiere que los integrantes de la misma se comprometan a seguir un esquema de trabajo con una estrategia para gestionar y aprovechar el tiempo de manera adecuada.

Sin embargo, no se trata solamente de apegarse a una planeación, sino de adquirir o replantear una serie de hábitos, tanto personales como profesionales, que permitan impulsar el desempeño eficiente al impactar directamente la manera de pensar y actuar de las personas.

Hábitos para mejorar la productividad:

1. Delimita las tareas como objetivos. Para tener una idea más precisa de cómo gestionar el día se deben tener muy presentes las tareas a realizar. Además, es importante que estas sean vistas como objetivos realizables, medibles y escalables.

2. Jerarquiza. Aunado a lo anterior, otorga prioridades a las responsabilidades, esto te facilitará delegar aquellas que así lo requieran y optimizar el desempeño.

3. Asigna tiempos. Esto permite mantener el enfoque en aquello que debe culminarse, así como te ayudará a influir el ambiente profesional para que todos los esfuerzos logren el resultado deseado.

4. Reduce las revisiones del correo. Las consultas frecuentes de la bandeja de correo consumen mucho más tiempo del pensado, así como generan un estrés latente: se recomienda reducir su revisión a un par de ocasiones durante el día, de la misma forma que se aconseja desactivar notificaciones de plataformas sociales para minimizar las distracciones. 

5. Enfoca la atención en tareas específicas. Aunque la capacidad multitarea puede brindar grandes beneficios, para cumplir con los objetivos de manera eficiente es preferible que la atención y los esfuerzos se dediquen a actividades particulares.

6. Toma pequeños descansos. La distracción es un factor que puede resultar contraproducente, pero si por otro lado se mantiene como una actividad regular a la que se le destine un tiempo determinado, no solo podrás aumentar el sentido de bienestar, sino los niveles de concentración e interés.

7. Crea un ambiente propicio. Como se mencionó antes, influir el ambiente para que resulte más beneficioso al trabajar tiene un impacto muy importante: utiliza elementos que te ayuden a mantenerte relajado y concentrado, como escuchar cierto tipo de música o elegir un lugar con buena iluminación y ventilación. 

8. Cuida tu rutina. Aspectos tan básicos como hacer ejercicio, comer adecuadamente y dormir bien, tienen una afectación directa en el desempeño a lo largo del día, pues influyen tanto en el humor como en las capacidades físicas de cada individuo.

Por más sencillos que parezcan, estos hábitos pueden generar grandes cambios en el día a día e incrementar la productividad de manera considerable. Por ello es importante ponerlos en marcha y adaptarlos a tus propias necesidades, las de tu equipo y las del negocio.