15 JAN 2019 | Artículos de interés

7 ventajas de poner tu negocio en línea.

El mundo del comercio electrónico ofrece a los empresarios y emprendedores un panorama de amplias posibilidades.

Es por eso que día con día más negocios se suman, pues ha sido tal su posicionamiento, que las personas pueden valorar el nivel de confiabilidad que tienen en una marca dependiendo de si esta tiene, o no, presencia en el contexto online; es decir, si posee un sitio web verificado o forma parte de las redes sociales más populares.

1. Menores inversiones iniciales. Arrancar un proyecto requiere gran inversión de tiempo, dinero y esfuerzo; sin embargo, un negocio en línea aminora los costos de inversión requeridos, y brinda la posibilidad de montarlo inmediatamente sin la necesidad de esperar a conseguir un local o un permiso de operaciones.

2. Diversidad de herramientas de análisis y mejora. Otra de las grandes ventajas que ofrecen las plataformas digitales es la posibilidad de obtener retroalimentación, en tiempo real, del desempeño de tu compañía: a través de las implementaciones adecuadas, podrás conocer el índice de popularidad que tiene cierto producto o servicio de tu catálogo, las audiencias que más se interesan en tu marca o las mejoras que podrían realizarse en el servicio.

3. Comunicación inmediata. Asimismo, mantenerte en línea te otorga la oportunidad de responder con mayor rapidez a las dudas y sugerencias de tu público meta, sea por medio de redes sociales o tecnologías CRM (Gestores de relación con el cliente), por ejemplo. 

4. Mayor amplitud de mercado. Internet es una red de gran potencial, pues no solo facilita la comunicación con las personas, como recién explicamos, sino que te ayuda a llegar a casi cualquier parte del mundo que tenga acceso a dispositivos electrónicos y a una conexión.

5. Horarios de servicio amplios. Un portal al que las personas pueden acceder para consultar lo que ofertas y realizar pedidos en cualquier momento del día hace que no debas estar al pendiente de la tienda, como sucedería con un establecimiento tradicional.

6. Requiere poca infraestructura. Los puntos anteriores ponen en evidencia la capacidad de los negocios en línea para operar con poco personal; de hecho, muchos proyectos emprendedores inician con muy pocas personas, incluso con una. Basta con que te des el tiempo para atender las necesidades primordiales de forma eficiente (mientras el volumen del negocio lo permita).

7. Está al alcance de todos. Cualquier persona que así lo decida, puede iniciar un proyecto comercial online. Las necesidades básicas son un equipo de cómputo (de escritorio o portátil), una conexión a internet y un diferenciador (el producto o servicio que te destacará en el mercado). Los conocimientos del uso de plataformas y herramientas de optimización suelen ser obtenidas durante la marcha, pero serán un gran activo, así que vale la pena que investigues toda la información que te sea posible.