22 FEB 2018 | Artículo de interés

7 tips financieros para PyMEs y Startups.

Mantener a flote una nueva empresa, es una actividad de tiempo completo y tener en mente los puntos importantes para que tu esfuerzo económico rinda frutos, es factor clave.

1. Mantén un registro financiero

No solo es importante saber de dónde viene cada ingreso, sino a dónde va. Iniciar un registro de entradas y salidas de dinero te otorgará un mayor control sobre cómo funciona tu compañía, también, de cómo, cuándo y dónde están las oportunidades de la misma.

2. Limita tus gastos

Iniciar un proyecto por tu cuenta te hará reconocer de inmediato que los gastos están por doquier, que el dinero rara vez rinde para cuestiones informales y que cada peso, hace la diferencia. Por lo tanto, después de trazar un plan y un registro financiero, ten muy presente que los gastos a realizar deben ser los necesarios. Cualquier idea que tengas deberá ser trabajada bajo esta perspectiva.

3. Visualiza el panorama

Conocer a fondo el mercado o negocio en que deseas incursionar es una de las maneras más eficaces de anticiparte. Te permitirá tomar medidas preventivas e incluso innovadoras que te posicionarán como un diferenciador de la industria.

4. Recuerda que tiempo es dinero

Es bastante claro que todo momento del día puede hacer la diferencia, así que mantener una agenda y apegarse lo más que se pueda a ella, potenciará tus oportunidades. El día a día está lleno de pendientes e imprevistos, pero si no lo aprovechas al máximo de acuerdo a lo planeado, puede haber repercusiones. 

5. Capacítate

Es bien sabido que una de las mejores inversiones que puede hacer una persona a lo largo de su vida es la educación. La capacitación constante te permitirá involucrarte en actividades que normalmente requieren recursos adicionales, y evitará que limites tus acciones por desconocer algún tema de primera mano.

6. Aplica a programas de apoyo y ahorra

Toda empresa, sin importar su tamaño, puede atravesar crisis financieras o necesitar apoyo adicional. Por ello es importante que te mantengas al tanto de los programas que existen en tu región para apoyar a pequeños empresarios o simplemente para fomentar el comercio. De igual manera, y en el momento en que tus ingresos lo permitan, destinar cierto porcentaje a una cuenta de ahorro o de inversión creciente, será un alivio para cualquier momento de incertidumbre económica.

7. Piensa en tu cliente

Muchas veces puedes enfocar tu plan financiero en una inversión pendiente, en la búsqueda de un crédito o en mejorar la infraestructura de tu empresa; sin embargo, algo que es garantía es: apostar por mejorar la experiencia de tu cliente. Pues este no solo es tu meta comercial directa, sino el juez más importante de tus servicios y aquél que debe quedar complacido, así que ofrecerle lo mejor y obtener su retroalimentación, es vital.