16 MAY 2018 | Artículo de interes

6 hábitos para lograr un liderazgo empresarial eficaz

Para ser un buen líder debes ir más allá, actuar con convicción y reconocer tus fortalezas y debilidades, así como las de tu equipo de trabajo.

Aunque hay personas que poseen una actitud de liderazgo innata, es importante que identifiques diversos hábitos para perfeccionar tus habilidades y encauces tus esfuerzos para obtener resultados favorables. 

1. Escucha y atiende

Como líder te verás envuelto en tomas de decisiones constantes, en las que deberás emitir juicios según el panorama de tu compañía o equipo; y la mejor manera de visualizar escenarios desde diversos puntos de vista, se da escuchando y siendo empático.
Asimismo, recuerda que eres un ejemplo a seguir para tus compañeros, así como uno de los factores emocionales más relevantes en el día a día, por lo que mantener una mentalidad positiva y proactiva, fomentarán un buen ambiente profesional.

2. Establece objetivos con base en el crecimiento mutuo

Es importante que establezcas objetivos claros desde el inicio, y estos no solo deben hacer caso a las necesidades de crecimiento de la compañía, sino a las de sus empleados. Esfuérzate por tener una visión compartida, cuyos esfuerzos estén enfocados y que resulten medibles, escalables y flexibles.

3. Afronta nuevos retos

Recuerda aceptar los riesgos y nunca temerlos, sin embargo, actúa siempre con base en una estrategia clara y contempla las posibles fallas o imprevistos. Adaptarse a las dificultades, te permitirá aprender nuevas herramientas de trabajo.

4. Confía en tu equipo

El trabajo en equipo es parte fundamental del éxito, y no se trata solamente de conocer a los elementos involucrados y hacer grandes planes, sino de llevarlos a cabo en tiempo y forma, confiando en las habilidades de los demás, reforzando áreas de oportunidad, delegando actividades y proponiendo nuevos retos. Una persona que se sabe reconocida, se esmera en su trabajo.

5. Actualízate

Se piensa que una persona que ha perdido la curiosidad ante la vida, cualquiera que sea el ámbito en el que se desenvuelva, ha perdido el rumbo. Entre más tiempo dediques a investigar y educarte más dudas surgirán y por lo tanto, vendrán nuevos enfoques a tomar en cuenta. Aprender es una actividad constante.

6. No olvides el factor personal

Finalmente, jamás olvides que una compañía funciona gracias al esfuerzo de seres humanos que tienen necesidades personales y necesitan motivación. Practica la generosidad en el ambiente de trabajo, encuentra tiempo para atender cuestiones de índole personal. Sé permisivo con tus compañeros, en la medida de lo posible, cuando requieran tiempo para su vida fuera de la oficina, pues el equilibrio es siempre vital.

 

Comentar