03 APR 2013 | COLUMNA DE OPINIÓN

5 razones para invertir en oro

En el 2012, los commodities prácticamente no registraron variaciones, siendo el oro uno de los más beneficiados.

Por Camilo Larraín Dreckmann / Revista Dinero, Editorial EMB

Actualmente la incertidumbre que se ha generado entre los principales inversionistas a nivel global es si el oro aún presentaría un potencial de retorno atractivo hacia el futuro. A continuación, presentamos algunos motivos por los que el 2013 sería un año muy positivo para mantener (o agregar) a este commodity (mercancía) dentro de un portafolio de inversión.

1) Alza explosiva en términos nominales, no reales: uno de los principales argumentos negativos al momento de evaluar al oro como alternativa de inversión es que “ha subido demasiado”, lo cual se sustenta naturalmente en que, en términos nominales, el precio del metal amarillo ha alcanzado ya niveles de US$1.700 por onza, retornando un 41% anualizado durante los últimos 12 años, mientras que durante los 30 años previos dicha rentabilidad fue de sólo un 23%.

Sin embargo, en términos reales, los niveles a los cuales se transa el oro actualmente equivalen a alrededor de US$280 la onza (en dólares de 1970), mientras que su máximo alcanzado es de US$324. Así, lo “caro” que se puede ver actualmente el oro no lo es tanto cuando se compara con su valor histórico real.

2) Planes de compra de activos (QE) y política acomodativa de la Fed: los planes de compra de activos anunciados en EE.UU. durante 2012 (QE3 y QE4) contribuyen directamente a inyectar liquidez a la economía, aumentando el valor del oro como moneda alternativa al dólar, que naturalmente se ha debilitado. Una cualidad adicional del metal en cuestión es la alta correlación negativa que éste evidencia con respecto a las tasas reales de los papeles del tesoro norteamericano.

Lo anterior, básicamente, implica que cuando los tipos de referencia reales en EE.UU. se encuentran en niveles bajos o incluso negativos, no existen alternativas seguras de inversión, por lo cual el oro aumenta su atractivo como activo de preservación de capital. Adicionalmente, es importante destacar que la Fed se ha comprometido explícitamente a mantener las tasas bajas por un período de tiempo considerable, lo que entrega argumentos adicionales para invertir en oro durante 2013.

3) Refugio inflacionario en carteras emergentes: luego de un período de bajo crecimiento y reducidas tasas de devengo en la renta fija, el próximo año se proyecta como un período muy positivo para los activos riesgosos, especialmente acciones emergentes, en línea con sus sólidos fundamentos económicos. Sin embargo, la sostenibilidad de dichas rentabilidades está sujeta a que las principales economías de estas regiones, como lo son los BRICs, mantengan controlados sus indicadores de inflación, en lo cual Brasil, Rusia e India, no han demostrado tener el mejor desempeño anteriormente.

Así, en cualquier cartera que sobrepondere acciones emergentes, el oro se convierte en un “must buy” para efectos de refugio contra las presiones inflacionarias a nivel global, las cuales podrían venir por el lado de mayores precios de alimentos o combustibles.

4) Mayor demanda de países emergentes y reservas de bancos centrales: dentro de la demanda de oro a nivel global, los países emergentes se encuentran entre los consumidores más importantes, siendo India el principal comprador del mundo, con un 30% de participación actual en dicho total. Adicionalmente, la Gran China (compuesta por China continental, Hong Kong y Taiwán), ha ido ganando terreno cada vez más rápido y se constituye como el segundo comprador más importante, con una demanda para el 3T12 equivalente al 25% del total para ese período.

Los bancos centrales, por su parte, también reconocen el valor de mantener oro dentro de sus posiciones, donde si bien EE.UU. es el país que cuenta con mayores reservas en términos absolutos (8.333 toneladas aproximadamente), China e India se encuentran también entre los cinco primeros países en acumulación de inventarios.

5) Baja correlación con activos globales: por último, destaca adicionalmente la baja correlación del oro con los activos de inversión a nivel global, en lo cual se sustenta su calidad como refugio financiero frente a las turbulencias de mercado. Lo anterior, naturalmente se basa en el supuesto de que los ruidos de mercado para este año no son descartables, por lo que es deseable tener algún grado de refugio contra tales períodos adversos en el tiempo.Por el lado negativo, los principales riesgos de invertir en oro son acotados, ya que más bien van asociados a registrar rentabilidades pequeñas en un año que podría ser muy positivo para las acciones, lo que se daría en un contexto donde el mundo evidencie señales de una reactivación económica importante sin que se generen presiones inflacionarias.

A pesar de lo anterior, creemos que los catalizadores positivos recién identificados, los cuales van desde variables económicas coyunturales hasta cualidades de diversificación y refugio financiero, terminarían por impactar positivamente al precio del oro, para llevarlo hacia US$1.900 por onza, donde sus niveles actuales marcan un atractivo punto de entrada al metal amarillo de cara al 2013.