20 MAY 2016 | Artículo de interés

Un acercamiento al TPP

Este acuerdo concentra el 40% de la economía mundial y el 11% de la población.

Cortesía/ConnectAmericas

¿Qué es el TPP?

El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, conocido como TPP por sus siglas en inglés (TransPacific Partnership), es un tratado de libre comercio multilateral cuyo objetivo consiste en la reducción de aranceles comerciales entre los 12 países que lo integran. Afecta a varias industrias, como la farmacéutica, la automotriz o la textil. Además, pone en marcha normas laborales y regulaciones medioambientales.

¿A quiénes incluye?

Las negociaciones comenzaron en 2010 bajo el liderazgo de Estados Unidos y Japón. El TPP  concentra el 40% de la economía mundial y el 11% de la población. En América Latina incluye a México, Perú y Chile; mientras que el resto de las naciones participantes son Australia, Brunei, Canadá, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam.

¿Qué implica para la industria automovilística?

El acuerdo vigente hasta ahora en América del Norte (TLCAN) establecía que los vehículos fabricados en México, Estados Unidos y Canadá debían tener al menos un 62% de sus piezas  manufacturadas a nivel local, lo que facilitó el impulso de la economía mexicana. Esos países y Japón, acordaron ahora reducir este porcentaje al 45% para la exportación de automóviles, motores y transmisiones; lo que da más facilidades a Japón para comprar algunas de las piezas en mercados asiáticos.

¿Y para la farmacéutica?

El TPP contempla la ampliación de los periodos de exclusividad para los medicamentos biológicos, es decir, lo derivados de organismos vivos, e incluye una mayor protección para los medicamentos en su propiedad intelectual. Esto implica mayores trabas para la fabricación de genéricos y un mercado más grande para la medicina de patente, que generalmente tiene un costo elevado. Esto podría perjudicar tanto a pacientes como a los proveedores de tratamientos (sistemas públicos de salud) en los países en desarrollo, pues se podrían encarecer los productos farmacéuticos.

¿Cuáles son los beneficios para México?

    Se aseguraría un acceso preferencial a algunas de las economías más importantes del planeta y a una oferta exportable de más de 150.000 millones de dólares en los sectores automotriz, eléctrico, electrónico, agroindustrial, químico, acero, perfumería y cosméticos. Y la consolidación en los mercados de Chile y Perú, socios comerciales prioritarios de México en América Latina. Desde el gobierno mexicano argumentan que se fortalecerá la integración de las cadenas productivas de México, Estados Unidos y Canadá para convertir a América del Norte en la región más competitiva del mundo. Los detractores aseguran que se pueden poner en peligro miles de puestos de trabajo vinculados a la industria automotriz.

¿Por qué participa Perú?

Perú forma parte del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), integrado por 21 economías de América, Asia y Oceanía. Ser parte del TPP es un paso más en búsqueda de ganar protagonismo en la zona del Asia-Pacífico y liderazgo dentro de APEC, como el hub comercial de Sudamérica para el continente asiático. A diferencia del tratado de libre comercio bilateral con Estados Unidos, este es un acuerdo plurilateral. Según el gobierno peruano, a propuesta del Perú el TPP incorporó un capítulo de Pequeñas y Medianas Empresas (PYMEs) y otro de Desarrollo.

¿Cómo se inserta el TPP en la política comercial chilena?

Este nuevo marco permitirá acelerar las desgravaciones arancelarias establecidas en los acuerdos ya negociados con socios como Vietnam, Japón y Malasia. Tanto con Malasia como con Japón, hay una serie de productos que estaban excluidos y ahora podrían quedar cubiertos. Además, se establecerá un sistema de acumulación de origen entre los socios, que le permitirá a Chile, por ejemplo, importar hilados de algodón desde Perú para confeccionar prendas y exportarlas a otros países TPP, cumpliendo la regla de origen.

¿Cómo lo puede afectar la política interna de Estados Unidos?

El acuerdo enfrenta una aprobación incierta en el Congreso en medio de la campaña presidencial, y no será sometido a votación hasta principios del 2016, cuando se prevé que enfrente una dura batalla que podría continuar durante el próximo gobierno. Más allá de la oposición política, también varios sindicatos, algunos grupos de defensa del consumidor y organizaciones ambientalistas han manifestado sus críticas. En cambio, el sector agrícola expresó el apoyo más ferviente al acuerdo y la Asociación Nacional de Fabricantes -la mayor agrupación de la industria-, también lo alabó.

¿Qué otros países podrían sumarse?

El universo de potenciales miembros del TPP en América Latina podría incluir a los otros nueve países de la región con costas en el Océano Pacífico: Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá. 

Para conocer más de este colaborador visita: www.connectamericas.com/es