06 SEP 2013 | NOTA DE INTERÉS

Trabajar con música

En muchos trabajos se prohíbe escuchar música, ya que se piensa que va en desmedro de la productividad ¿Realidad o mito?

Una indagación realizada por el Centro de Investigación de Stanford, Estados Unidos, aseguró que la mitad de los seres humanos sienten bienestar, energía y otras emociones positivas, al momento de escuchar música. Lo que se relaciona a la liberación de endorfinas, la cual es una sustancia que se manifiesta frente a la actividad eléctrica cerebral que se causa cuando las notas musicales entran al torrente emocional.

Cuando se realiza trabajo de oficina o donde es posible disponer de música, es muy factible que ésta sea considerada como una herramienta para lograr la concentración y desarrollar de mejor manera las funciones creativas, reiterativas o incluso rutinarias. Pero para algunas personas es un inconveniente que dificulta el trabajo.

Existen muchos trabajadores que prefieren realizar sus labores en absoluto silencio, ya que consideran que la música los distrae; son personas que suelen perder la concentración de manera fácil. En estos casos, es preferible no exponer a un tercero a algo que le resulte perjudicial a la hora enfrentar su trabajo.

Está comprobado que hay música que ayuda a las personas a facilitar o promover la comunicación, la interrelación, el aprendizaje, concentración, movilización y otros temas terapéuticos relevantes, con el objeto de atender necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas. 

Un factor que atrae el conflicto, es el gusto personal de los empleados; unas melodías motivan o agradan a unos y no a otros. Por eso, son recomendables estilos musicales que calmen, por ejemplo, ritmos de instrumentos acústicos, música clásica, bossa-nova, soul, jazz. Aunque no se esté prestando atención, el ambiente mental será claro y pasivo gracias a la música adecuada.

Lo positivo de trabajar con música:

• Es vivificante, acrecienta el ritmo cardíaco y la tensión arterial liberando adrenalina. 

• Hace más agradable la jornada laboral.

• Cuando la música es bien elegida ayuda a la concentración y memoria. 

• Aminora el nivel de estrés. 

• Acrecienta la creatividad.

• Colabora a paliar los ruidos molestos (bocinas, tráfico, conversaciones...).

El definitiva, existen pro y contras frente a la temática de que si es bueno o no trabajar con música. Lo importante es que cada empresario vele por la existencia de un ambiente grato que entregue las mejores condiciones para que los trabajadores puedan realizar de la mejor manera sus labores.