08 OCT 2013 | NOTA DE INTERÉS

Todo entra por la vista

Cuando se trata de negocios que reciben público, es importante preocuparse del espacio que se utiliza sucursal.

La competencia abunda, por eso, hay que ocuparse de los detalles para atraer a la clientela. Uno de las cosas a las que hay que prestar gran atención es a la decoración del local que se usará para recibir al público. Es trascendental dedicarle tiempo a temas como: limpieza, olores, distribución de objetos y colores.

Al entrar una persona para ver algún producto o servicio a una tienda, rápidamente ésta notará y percibirá cosas del ambiente y de manera consciente o inconsciente esto influirá en la decisión de compra. Lo que entra por la vista o olfato son motivos suficientes para atraer o espantar a  la clientela.

Los establecimientos que ofrecen al público comida y bebestibles deben tener como norma principal la limpieza y el orden, esto influirá en la afluencia del público, el target y los precios de la comida que ahí se vende, por ejemplo, un lugar que no cumpla con las normas básicas de limpieza no podrá fijar un monto elevado a sus platillos, debido a la mala imagen proyectada.

Las tiendas que se dedican a la venta de vestuario, siempre deben preocuparse de exponer en la vitrina lo mejor de sus productos, establecer un estilo que esté a la mano con la tendencia, por ejemplo, exponer ropa acorde con el clima. Tratar de destacarse por poseer una decoración llamativa que haga que el público se sienta atraído a comprar es una excelente estrategia.

Un ejemplo cotidiano que muestra la importancia del aspecto visual es cuando una persona visita por primera una casa de un amigo, la imagen de éste puede cambiar si él presenta un hogar donde resalta el desorden y el mal olor, la visión que proyectará desde ese momento será algo negativa y difícilmente la visita deseará volver a su hogar.

Los emprendedores deben preocuparse de la decoración, debido que es uno de los pilares esenciales al momento de entregar la primera impresión al público y cómo éste  funciona. Un establecimiento comercial debiera transmitir al cliente la idea de lo que se hallará en el interior.