19 NOV 2015 | Nota de interés

Tipos de tarjetas y su utilidad

Consejos para diferenciarlas y elegir la mejor.

Las tarjetas han abarcado el mercado de forma rápida y constante; actualmente existen muchos tipos y cada una va dirigida a un segmento específico o cubren una necesidad determinada. Para conocer su utilidad, a continuación se describen las más utilizadas.

Tarjeta de débito: está asociada a una cuenta de ahorros y funciona a través de los fondos depositados; es una de las más habituales, con ella se puede retirar efectivo desde cajeros automáticos, hacer compras en los comercios donde la acepten, transferencias y otras operaciones como consultar el saldo de la cuenta.

Tarjeta de crédito: el usuario puede disponer de dinero ya sea en efectivo o electrónico, sin tener fondos en la cuenta asociada; específicamente, el banco está prestando el dinero a través de una línea de crédito que se abre con la firma del contrato. Dependiendo de la institución bancaria es el monto autorizado y la categoría de la tarjeta; puede ser clásica, oro, premiun, platinum, entre otras. Destacan por su facilidad de uso y porque son aceptadas en miles de establecimientos comerciales.

Tarjeta de crédito empresarial.- se utiliza para subsidiar cualquier gasto de la compañía de una manera flexible, también sirven para efectuar compras y manejar las finanzas de la empresa; esta tarjeta es un método práctico y seguro de administrar los gastos mensuales de las Pymes.

Tarjeta de prepago o monedero.- éstas son parecidas a las tarjetas de débito ya que el cliente solo puede disponer del saldo exacto con el que cuenta, la diferencia es que este tipo de tarjeta no necesita estar ligadas a una cuenta corriente, pero si debe tener fondos para usarse.

Tarjeta de fidelidad.- la entregan los comercios, grandes supermercados o cadenas de tiendas departamentales, sirven exclusivamente para efectuar compras de artículos en los establecimientos que las han emitido y hasta el límite pactado. Existen también las que acumulan puntos por cada compra, que se pueden cambiar por promociones y descuentos.

Por lo anterior, vale la pena conocer cada una y aprender sobre su utilidad, practicidad y los beneficios que a futuro se pueden obtener por manejarlas responsablemente.