22 JUL 2016 | Artículo de interés

Tipos de liderazgo positivo

Tres estrategias para aplicar en la empresa.

¿Cómo ser un buen líder?, una pregunta que tiene diversas respuestas, debido a que quienes tienen a cargo un gran número de personas, en muchas ocasiones no saben cómo abordar esta responsabilidad. Por ello, es  necesario saber cuántos tipos de liderazgo existen y cuáles se pueden aplicar en las empresas o de qué manera, además, cuál de ellos resultará más benéfico y con mejores resultados.

Liderazgo democrático

Este tipo de liderazgo también es denominado participativo; en este método el líder es aquel que tomará la última decisión, sin embargo, tiene en consideración a su equipo de trabajo, los hace partícipes de los temas que son de interés para la empresa, y con ello, logra que se sientan parte de ella, consiguiendo que hagan un mejor trabajo y se comprometan con la institución.

Este tipo de liderazgo se implementa en aquellas empresas en donde se da prioridad al trabajo de calidad, restando importancia a la velocidad y mayor productividad. Un empleado llevado a través de un liderazgo democrático trabaja de mejor manera y con mayor motivación.

Liderazgo directivo

Este se caracteriza por dar a los trabajadores metas que cumplir con la finalidad de avanzar y tener un crecimiento dentro de la institución. Los líderes informan a todo el personal cuáles son las actividades que necesitan desarrollar para el cumplimiento de las metas y conseguir que la empresa avance. Asimismo, constantemente los trabajadores reciben retroalimentación para direccionar su trabajo y lograr más metas.

Liderazgo ‘Laissez-faire’

La expresión Laissez-faire proviene del francés y significa “déjalo ser” y de manera estricta hace referencia a que los líderes deben dejar actuar por su cuenta a sus colaboradores; a pesar de ello, deben llevar un monitoreo constante, que les permita analizar si el desempeño es correcto y cómo pueden conseguirlo.  Este tipo de liderazgo es efectivo cuando los empleados saben realizar sus actividades, tienen iniciativa, son autodidactas y emprendedores.

Una vez que se decida qué tipo de liderazgo se va a poner en marcha, es momento de aplicarlo y medir los resultados. En algunas empresas es común que se haga una combinación de dos tipos de liderazgo, para y así conseguir mejores resultados. Es importante recordar que un líder no es aquel que da órdenes, sino el que busca, en conjunto con su equipo, lo mejor para la empresa y el crecimiento mutuo.