22 JAN 2016 | Nota de interés

Smishing: práctica fraudulenta de cuidado

Fraude a través de un mensaje de texto.

Cortesía/ Asobancaria

¿Alguna vez ha recibido un atractivo mensaje de texto indicando que ha ganado un ‘jugoso’ premio?, pues este es tan solo un ejemplo de muchos que utilizan delincuentes para intentar engañar. Es necesario saber todo lo que involucra este tipo de delito y cómo evitar ser víctima. 

Confiar demasiado en ofertas interesantes, grandes premios, o simplemente en alertas enviadas por el “banco”, podrían poner en riesgo la seguridad, ¿por qué?

Aunque en algunas ocasiones podrán ser ciertas, en otras representan una trampa para obtener información personal y financiera.

De esto se trata el Smishing, una práctica realizada por personas inescrupulosas que aprovechan las bondades de la navegación web en teléfonos móviles para enviar links que llevan a páginas fraudulentas o números de teléfonos a través de mensajes de texto (SMS), de tal manera que los usuarios hagan clic o llamen a esos números.

El objetivo es hacer creer que provienen de una entidad bancaria, de una empresa de telefonía celular o de otra empresa de imagen reconocida y así rastrear la información, transferir dinero, pedir que realice recargas a un móvil, consignaciones o giros o suplantar la identidad.
 
¿Cómo comprobar si los mensajes de texto que se reciben tienen la intención de estafar?

La recomendación es no abrir ninguna página web que indique el mensaje de texto, así como tampoco llamar al “número” que señala, y mucho menos responder el mensaje de texto. Si existe interés en saber de qué se trata, en este caso es mejor comunicarse directamente con la entidad bancaria o financiera para validar la información.

Para conocer más sobre este colaborador ingresa a: www.asobancaria.com