09 DEC 2015 | Artículo de interés

Qué NO hacer en la fiesta de fin de año

Claves de etiqueta para tener una cena memorable.

Las fiestas de fin de año son el pretexto perfecto para unir al equipo de trabajo, fortalecer el compañerismo, dar un balance general del año que se fue y plantear las metas a futuro.

En este tipo de reuniones, los jefes conviven más de cerca con sus colaboradores y reconocen el esfuerzo anual, por ello, es importante recordar cinco claves de etiqueta que deben ponerse en práctica frente a los compañeros.

1.- Código de vestimenta: es importante tomar en cuenta la ropa que se usará, dependiendo el horario de la reunión, es aconsejable no utilizar vestuario que llame demasiado la atención; asimismo, el maquillaje y peinado deben ser sobrios; hay que recordar que en el arreglo personal, menos es más.

2.- Asistencia: lo peor que puede hacer un colaborador es no asistir a la reunión anual, pues es la oportunidad de convivir con sus compañeros y tener una idea distinta del entorno, probablemente la convivencia ayude a mejorar la relación dentro del espacio de trabajo.

3.-Ingerir alcohol: normalmente, en este tipo de reuniones la comida y bebida son ilimitadas; sin embargo, no es recomendable excederse. Beber moderadamente es sinónimo de una persona que se sabe controlar.

4.- Llevar el trabajo a la fiesta: la reunión es la ocasión para conocer a los compañeros, disfrutar y divertirse; también sirve para conocer a quienes se encuentran compartiendo la oficina, por ello el tema prohibido es: trabajo. Hablar de gustos musicales, películas, hobbies y hasta de las próximas vacaciones, resulta buena idea.

5.- Estar por estar: en muchas ocasiones los invitados creen que el hecho de estar presentes es suficiente, y pasan la mayor parte del tiempo pendientes del teléfono o revisando sus redes sociales, lo cual puede interpretarse como una falta de educación. Un consejo importante es convivir con los compañeros, participar en la fiesta y entablar nuevas relaciones con las personas del entorno.

Demostrar profesionalismo es una regla de oro, divertirse no va peleado con mantenerse al margen de las acciones excesivas. Disfrutar la noche y fortalecer los vínculos con los compañeros es la misión, si se logra, el año siguiente estará cargado de nuevos proyectos en equipo y menos presión laboral.