30 DEC 2015 | Artículo de interés

Pymes y mezzanine: la combinación perfecta

Mezzanine ofrece formas de manejar la necesidad de un aumento de capital, sin tener que vender acciones o ceder el control.

Cortesía/ ConnectAmericas

Un instrumento mezzanine es un mecanismo híbrido de financiamiento que permite a una empresa emitir deuda que puede tener una variedad de términos estructurados como períodos de interés, una combinación de interés y capital u opciones de retorno de ingresos añadidos, y en algunos casos convertibilidad de capital.

Estas estructuras de préstamos pueden involucrar colateral para empresas con flujos de capital menos robusta o hasta poco o nada de colateral para empresas con flujos de capital fuertes.

Mezzanine puede ser ideal para ciertas pymes que no pueden acceder a capital de riesgo o no están listas para ceder capital y control de la empresa. Abajo se encuentran seis razones por las cuales el financiamiento mezzanine puede ser un instrumento muy útil para pymes que necesitan capital.

¿Por qué las PYMEs y mezzanine son la combinación perfecta?

-Ideal para empresas que cotizan en bolsa. Muchas pymes no están suficientemente desarrolladas para una oferta pública inicial sin mercados líquidos públicos fuertes, o sus dueños no quieren ceder control de la empresa. Siempre y cuando la empresa tenga un buen historial, flujos de capital estables o activos líquidos, y una gestión con experiencia, mezzanine puede proveer el capital necesario sin ceder control o propiedad material.

-Aumenta la calificación crediticia de la empresa. El uso de financiamiento mezzanine en la estructura capital de una empresa puede llevar al eventual acceso a préstamos tradicionales bancarios. Deuda incurrida a través de instalaciones mezzanine es clasificada como “deuda subordinada”, considerada equivalente a un aumento de capital por bancos y otros prestatarios tradicionales. Una proporción más favorable de capital-deuda puede llevar a una mejora en la calificación crediticia de la empresa.

-Mejora otros términos y condiciones de préstamos. Los bancos varias veces favorecen empresas que están respaldadas por inversores institucionales como acreedores mezzanine o empresas de capital privado. Esto puede llevar a que extiendan más crédito bajo términos más atractivos como resultado de su reputación y al aumento de involucramiento esperado con la empresa.

-Diversifica fuentes de financiamiento. Acreedores mezzanine pueden ayudar a emprendedores a diversificar sus relaciones bancarias, actuando como fuente de capital reserva y disminuyendo dependencia en un líder.

-Disminuye costos de financiamiento. Los retornos de financiamiento mezzanine son más altos que los de la deuda principal pero más bajos que aquellos de deuda de capital. Inversores mezzanine generalmente dirigen un 15%-25% de la tasa interna de retorno, comparado con más del 25% para inversores de capital. Por lo tanto, el financiamiento mezzanine puede disminuir los costos de financiamiento de pymes con respecto al capital.

-Permite mayor flexibilidad. Aunque la deuda mezzanine es más costoso que la deuda bancaria, no es tan rígida. Generalmente, el financiamiento mezzanine comparte arreglos similares con préstamos bancarios, pero los términos pueden ser más flexibles. Por ejemplo, proveyendo mayor cantidad de deuda, adaptando requerimientos de amortización a las necesidades de la pyme, y permitiendo un uso más amplio de fondos.

Para conocer más de este colaborador ingresa a: www.connectamericas.com/es/