31 MAR 2016 | Artículo destacado

¿Por qué mujeres?

Ventajas de tener en la plantilla laboral a empresarias.

Instalar a mujeres en puestos importantes es una decisión que cada vez más empresas ven como una posibilidad acertada y redituable.

Las mujeres que son posicionadas en rangos de liderazgo, pueden obtener un aumento porcentual importante en cuanto a rentabilidad, de acuerdo al estudio presentado por el grupo de expertos estadunidense Peterson Institute y EY, quien se dedicó a analizar el impacto de la participación de la mujer en más de 21 mil empresas públicas en 91 países.

Dicho estudio demuestra que las mujeres tienen una gran capacidad para desempeñar los puestos de alta dirección que dominan los hombres.

En el Reino Unido, la Revisión Davies, que tiene respaldo del gobierno, recomendó en otoño que una tercera parte de todos los asientos en las juntas de administración de las empresas británicas más grandes, deben ser ocupados por mujeres para 2020, con lo que elevaron el objetivo anterior de 25 por ciento para 2015.

Estos ejemplos hacer pensar en aquellas características por las que se notan los beneficios de la contratación femenina; para empezar, resalta que las empresas con equipos diversos tienden a ser más exitosas, ya que se valoran perspectivas distintas a la hora de tomar decisiones. Si un equipo está conformado por personas de un solo perfil, es probable que se busquen soluciones o se planteen ideas para sólo un pequeño rubro del mercado.

También, las mujeres suelen escuchar más a sus compañeros de trabajo, simpatizar con sus vidas personales, generando un mejor ambiente de laboral y mientras mejor sea el entorno, los empleados perdurarán por más tiempo en la compañía.

Elegir entre una terna de hombres y mujeres para un puesto dentro de las empresas es equivalente a tener al mejor talento disponible y seleccionar a quien realmente cumple con los estándares que se buscan; si desde el inicio se descarta contratar mujeres, se está limitando la posibilidad de encontrar a los mejores.

Y para concluir, un factor determinante para elegir mujeres es que suelen permanecer por mayor tiempo en las empresas, pues se comprometen con mayor fuerza que los hombres, lo que se traduce en disminución de rotación de personal, ahorro en la nueva contratación y entrenamiento de personal, asimismo, es una manera de asegurar que el crecimiento de la empresa será paralelo a los intereses de las contratadas.