23 JAN 2017 | Artículo de interés

Ordenar los gastos de tu negocio nunca ha sido tan fácil

Tienes que controlar la producción, atender clientes, revisar pagos, contratar personal y buscar nuevas localidades para la expansión, todo lleva tiempo y necesita tu atención.

Cuando tienes que ocuparte de varias cosas a la vez, lo mejor que puedes hacer es reducir el tiempo que inviertes en cada tarea. Tienes que controlar la producción, atender clientes, revisar pagos, contratar personal y buscar nuevas localidades para la expansión, todo lleva tiempo y necesita tu atención.

 

Un caso particular es el control de los gastos de los empleados. Por ejemplo, en la caso de los vendedores, sus gastos pueden incluir combustible, renta de autos, gastos de hotel, comidas con clientes y otras cosas más que los ayudan a cerrar negocios e incrementar las ventas. O en el caso de los empleados que revisan producción, muchas veces necesitan comprar insumos, repuestos, materia prima o inclusive nueva maquinaria o servicios. También está el área administrativa que revisa el pago de los gastos operativos, desde lo planes de telefonía móvil hasta la suscripción del servicio de internet o la energía eléctrica. Cada tarjeta de cada empleado puede tener un límite de crédito diferente, esto aparte de evitar algunas sorpresas te ayuda a controlar y proyectar los gastos de cada empleado de manera más acertada en un periodo de tiempo determinado. También para los empleados es mucho más sencillo hacer los reportes de gastos ya que no mezclan sus tarjetas de crédito personales y saben que es lo que pueden y no pueden adquirir con sus tarjetas empresariales.

 

El poder controlar estos gastos, colocar límites de gastos y muchas otras cosas más, te quitarán no solo dolores de cabeza sino que harán la revisión mensual mucho más simple. Los estados de cuenta de las tarjetas empresariales los tendrás separados por empleado por lo que la conciliación y verificación es cuestión de minutos y no de horas buscando recibos. Pero lo más importante es que pagas una sola cuenta al final de mes, la de la tarjeta de crédito, en lugar de tener que hacer viajes al banco o hacer varios pagos en línea, todo está en un mismo lugar.

 

El orden es el mejor aliado de la productividad y la productividad de la rentabilidad. Usar las herramientas que tienes disponibles no sólo te ayudan a crecer, te ayudan también a que inviertas tu tiempo y energía donde más lo necesitas, en tu negocio.

 

 

Fuente: Ben Luthi, NerdWallet

https://www.nerdwallet.com/blog/credit-cards/using-credit-card-to-boost-your-business/