01 MAR 2016 | Artículo de interés

Mujeres y su desarrollo en el ámbito empresarial

Destacan por su activa participación en sectores sociales.

Las mujeres representan más de la mitad de la población mundial, pero del total, sólo el 47% se encuentra trabajando, aportado mayor movilidad a la economía de sus naciones, incursionando en sectores productivos y creando empresas.

En el caso específico de América Latina, el rol de la mujer ha evolucionado favorablemente. En los últimos años, no sólo encabezan empresas, también participan en la política e incluso algunas han representado naciones, mientras que otras continúan pugnando por el derecho a la igualdad.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la participación igualitaria de hombres y mujeres, coadyuva a que los proyectos tengan un mejor impacto y el ingreso económico aumente.

“La igualdad de género contribuye a la reducción de la pobreza, da como resultado mayores niveles de capital humano para las generaciones futuras, y mejora la efectividad en el desarrollo de las inversiones públicas”.

Estudios realizados por el BID, en la región de América Latina y el Caribe han demostrado que el aumento de la participación femenina en la fuerza laboral, puede dar lugar a un crecimiento del ingreso per cápita. En este sentido, se puede afirmar que mientras más mujeres se integren al ámbito laboral, será mayor el crecimiento económico para las naciones.

Sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer, los avances en materia de igualdad que se han logrado a partir del sufragio femenino a la fecha, han sido importantes, pero no suficientes. Se estima que debido a la situación que viven las mujeres latinas, tendrán que pasar 20 años más, para que su inclusión  en el ámbito empresarial se reconozca.

A pesar de ello, una ventaja de las mujeres es que su participación va en aumento y sus expectativas de crecimiento también son mayores; además, continúan alimentando su espíritu emprendedor y su ímpetu por ser un referente en el sector empresarial.

Todavía existen retos importantes para el género femenino, a los que sólo podrán responder trabajando tenazmente, poniendo especial interés en su preparación y expandiendo las oportunidades de incursión empresarial para que más mujeres se sigan integrando.