14 MAR 2016 | Artículo destacado

Liderazgo empresarial femenino

Cinco rasgos para hacer un mejor trabajo al interior de las empresas.

Las mujeres han demostrado su capacidad para desempeñarse como profesionales en diversos ámbitos, dejando en claro que el género no es una limitante para poder destacar. Por ello, cuando se habla de liderazgo, hay que señalar las características con las que deben contar las mujeres que están al mando de organizaciones, empresas y hasta en las oficinas; cumplir metas depende de la decisión y el ímpetu que se agrega al trabajo.

Los cinco consejos que se presentan a continuación son recomendaciones de mujeres líderes que han logrado tener éxito al frente de proyectos importantes.  

1.- Cumplir objetivos. Al momento de manejar un proyecto, es importante trazar metas y que se destine un tiempo para realizarlas; el liderazgo va de la mano de la realización de acciones específicas. Es más común que los integrantes de un equipo sientan respeto por quienes cumplen sus promesas, que por aquellas personas que dejan los proyectos inconclusos.

2.- Tener claridad mental. El hogar, la familia, las tareas domésticas,  son cuestiones que pueden intervenir al momento de trabajar, lo cual limita la productividad y disminuye las posibilidades de avanzar; por ello, es indispensable que quienes se encuentran liderando un proyecto, mantengan despejada la mente, de esa forma fluirán mejor las ideas.

3.- Controlar  emociones. Las mujeres suelen tener una carga emocional mayor, por ello, al momento de estar al frente de algún trabajo o proyecto es indispensable que aprendan a controlar tanto sentimientos como emociones. Una persona temperamental es más probable que tome decisiones erróneas. Saber manejar impulsos conlleva a tomar decisiones certeras.

4.- Comunicarse. El secreto de las empresas que avanzan es que siempre hay comunicación, entre las áreas, los compañeros y los altos mandos, para prever la repercusión de las decisiones que se toman. Tener una coordinación y acercamiento con los miembros de las empresas es indispensable para lograr manejar bien a los subalternos.

5.- Mejorar continuamente. Tomar buenas decisiones es resultado de observar, analizar, comprender y poner en marcha, por ello es preciso buscar avanzar, tanto personalmente como en el trabajo.

Poner en marcha estos consejos es garantía de una mejor gestión empresarial y dará como resultado que las decisiones sean más eficaces.