25 JUL 2013 | MI NEGOCIO

Las cuatro “P” del marketing

Como emprendedor es importante tener definido de manera clara el producto, precio, plaza y promoción. 

Si bien existen grandes evoluciones en el marketing, en la actualidad aún resulta aconsejable ir a los orígenes de la materia y así comprender de mejor manera ésta disciplina, la cual incide cada día en las ventas obtenidas en los negocios.

El marketing es una disciplina que tiene como objetivo atraer y fidelizar a los clientes, por medio de la satisfacción de las necesidades de las personas. Por ese motivo se analiza al momento de iniciar un emprendimiento es muy recomendable hacer un análisis de las cuatros “P” (precio, producto, plaza y promoción) con el fin de idear un plan de marketing que sea lo más óptimo posible, ya que todo negocio por más pequeño que sea amerita un estudio en la materia.

Definiciones de las cuatro "P

Producto: Apunta a todo lo tangible e intangible que se ofrece en el mercado. En el primer caso se encuentran las: mesas, sillas, comida, ropa, entre otros. Mientras que en segundo están los: seguros, planes de celular, internet, etc.   

Se puede señalar que los productos tienen un ciclo de vida, lo que depende del consumidor y de la competencia. Se reconocen cuatro fases, que son: lanzamiento, crecimiento, madurez y declive. Los empresarios deben estar atentos a la etapa en la que se encuentra cada producto o servicio para reinventarse y no fracasar.

Precio: Es el valor monetario con que se ofrecen los productos o servicios en el mercado. Al estipular un precio, se deben sumar todos los costos anteriores que circundan al producto: fabricación, promoción y plaza (distribución). Al resultado que se arroje en el ejercicio, se le debe sumar el porcentaje de utilidad que se desea adquirir.

Plaza: Es el equivalente a la distribución y la constituyen los intermediarios a través de los cuales un producto llegará a los consumidores.

Promoción: Es comunicar de manera atrayente sobre los bienes y servicios que se ofrecen a los consumidores actuales y potenciales en el mercado. Anunciar, informar y persuadir a las personas sobre la empresa es el la finalidad de una buena promoción.

En definitiva es fundamental manejar estos básicos conceptos y ponerlos en práctica en beneficio del buen funcionamiento del negocio.