25 JUN 2013 | NOTA DE INTERÉS

La tarjeta como medio de pago

El llamado dinero plástico representado en las tarjetas, es una de las apariciones tecnológicas que ha ido desplazando el uso de efectivo.

Desde hace unos años el mundo recibió una tecnológica forma de pago que en la actualidad es conocida como dinero plástico, siendo representado en las tarjetas de crédito, débito, fidelización y bancarias. Si bien el proceso de uso ha sido paulatino, hoy un gran número de personas solo cargan con plásticos en sus billeteras, quedando para ellos en el pasado el dinero físico.

Las tarjetas bancarias datan de 1914. En ese año Western Union emitió las primeras tarjetas de crédito al consumidor, las que se otorgaban a los clientes preferenciales de la compañía, brindándoles a éstos una diversidad de servicios especiales, entre ellos el pago diferido, libre de cargo. 

Se puede decir que el dinero plástico es una validación financiera que permite a las personas acceder a un crédito, este acto se hace real en los diversos establecimientos que tengan convenio con la tarjeta.

La línea crediticia se establece al instante de gestionar la tarjeta, y se otorga con la documentación de los ingresos comprobables del quien la solicita.

Cuando se utilizan de manera correcta las tarjetas de crédito pueden resultar de gran ayuda para el manejo de las finanzas personales. Existiendo una serie de beneficios:

Disminuye el riesgo de perder dinero al ser asaltado, ya que no se carga con dinero en efectivo.

Al momento de cancelar tempranamente las deudas, se puede recibir financiamiento a bajo costo.

Las tarjetas de crédito entregan solvencia económica en el caso de emergencia, por ejemplo, una hospitalización de urgencia.

Se puede ser el acreedor de varios servicios como reservaciones de hoteles, renta de automóviles o acudir a centros de espectáculos.

Se puede contar con dinero las 24 horas del día, todo el año, en cajeros automáticos.

Se puede efectuar el pago de servicios de distintos tipos.

Si se es víctima de robo o extravío de la billetera, se puede llamar por teléfono y bloquear de manera inmediata las tarjetas y así no correr peligro.

Muchas tiendas gozan de ofertas y precios especiales en sus productos o servicios al pagar con tarjetas.

En el caso de las tarjetas de créditos se tiene aceptación internacional y también proporcionan diversos seguros.