27 OCT 2016 | Artículo de interés

La eficiencia te hace día a día más competitivo

El poder ser más eficiente los cobros que haces a tus clientes te convierte a ti a la vez en más eficiente en los pagos que debes hacer.

Ed Fox de Small Biz Club, una empresa que ayuda a negocios a ser más eficientes en todos los aspectos financieros, nos menciona los puntos claves para tomar ventaja de la velocidad, las herramientas y la flexibilidad.

 

Empecemos por el inicio de la relación con un nuevo cliente. Las cotizaciones claras y exactas, no importando que es lo que está adquiriendo el cliente, son la mejor manera de iniciar una relación comercial, ambos debe saber que es lo que entregarán y recibirán, el tiempo estimado y cualquier otro elemento adicional que pueda modificar tiempos o costos. Además debes negociar los términos de pago que sean cómodos para ambos.

 

Esta es la etapa para negociar adelantos, descuentos, número de pagos y la forma de pago que les conviene a ambos, sea pago en efectivo, transferencia bancaria o si aceptas tarjetas de crédito ofrecerás más que flexibilidad, ofrecerás más seguridad y profesionalismo al aceptar pagos.

 

Luego viene la etapa de entrega y cobro de los productos o servicios adquiridos, y aquí es donde debes tener la mejor capacidad de respuesta y herramientas a tu disposición. Por ejemplo, si tu cliente es internacional, las transferencias bancarias  o cheques pueden tomar desde pocos días hasta varias semanas, dependiendo del método que haya usado. Por eso aceptar pagos con tarjeta de crédito elimina este tiempo de espera y tu flujo de caja no se ve afectado por la espera de pagos.

 

También en esta etapa es donde los términos negociados en un inicio deben estar claros, tu saber cuando cobrar y tu cliente cuando pagar y de que manera hacerlo. Pueden haber ocasiones en las que haya que re negociar algunos términos, pero siempre debes buscar que sean a tu favor o al menos que no afecte tu operación diaria.

 

El poder ser más eficiente los cobros que haces a tus clientes te convierte a ti a la vez en más eficiente en los pagos que debes hacer, reduces las posibilidades de pagar cuotas por pagos atrasados o dejar pasar oportunidades de negociar mejores precios de maquinaria, materia prima o servicios que necesites. Es una cadena que beneficia a todos, ya que si tu eres más eficiente podrás dar mejores costos y mejor servicio a tus clientes actuales y ganar así clientes nuevos.