26 JUN 2013 | ARTÍCULO

“La cultura en seguridad laboral genera confianza"

“Muchas veces los cambios no son bien percibidos, ya que pueden implicar generar nuevas formas de trabajar o se puede crear la sensación de que nada se está haciendo bien”.

Por Peter Senge / HSEC MAGAZINE, EMB

Peter Senge, Presidente Fundador de la Society for Organizational Learning, ha sido reconocido mundialmente por su concepto de “aprendizaje organizacional”, una visión que concibe las diferentes áreas de una organización como un conjunto interrelacionado, donde la comunicación es primordial para su funcionamiento armónico. Conversamos con el experto sobre este concepto, en el marco de un seminario organizado por Mutual de Seguridad CChC.

Esto es especialmente cierto en seguridad: no se debe perder tiempo en convencer a las personas, sino que se les debe enseñar la manera correcta de “hacer las cosas” y darles la oportunidad de que reflexionen para que tengan poder de decisión ante situaciones de riesgo. Esto genera más confianza en las personas, la que luego se propaga a nivel de grupo.

¿Quiénes deberían ser los responsables de la generación de esta cultura?

En este aspecto, es muy importante la participación de la alta gerencia, ya que si para ellos es un tema menor, nada cambiará. Por eso, las acciones siempre deben emanar desde allí y ser promovidas a las áreas administrativas para ser implementadas de manera conjunta. Por ejemplo, las áreas de Recursos Humanos y de Prevención de Riesgos deben trabajar de la mano. De esa forma, los líderes de esos departamentos se sentirán responsables de las acciones.

¿En qué momento se integra la sustentabilidad?

La sustentabilidad es un proceso que se desencadena a partir de la seguridad laboral. Debemos pensar que la seguridad laboral se relaciona con el nivel de compromiso que tenemos con las personas, entonces, el foco debe centrarse en generar relaciones cercanas. Para algunas organizaciones, puede resultar un gran cambio, ya que ven a su personal sólo como un insumo, pero una vez que logran entender la importancia que tienen sus colaboradores, el círculo de responsabilidades se expande. Es decir, ya no sólo es importante el bienestar en el trabajo, sino que también pasa a ser relevante el bienestar de la familia de los trabajadores y el de la comunidad que los rodea. Entonces, la sustentabilidad se da naturalmente. Eso ha quedado demostrado en empresas

que han sido exitosas en sustentabilidad, donde ellas comenzaron con un plan organizado en seguridad laboral y paulatinamente sus preocupaciones se extendieron a las otras esferas.

Según su visión, ¿es necesaria la participación del Estado en este proceso?

Para que la sociedad pueda funcionar, es necesario entender nuestros puntos comunes, de los cuales todos dependemos: agua, aire, tierra cultivable, recursos naturales, etc. También debemos considerar nuestros temas sociales y, en definitiva, creamos gobiernos para que ayuden a proteger lo que es común. Si bien los organismos privados entregan posibilidades nuevas de innovación y competencia, es ingenuo pensar que las empresas por sí solas pueden conservar el patrimonio común; es la Sociedad la encargada de hacerlo. En este sentido, me parece interesante lo que ocurre en Chile con las mutuales, que son privadas, pero que trabajan muy cercanas al Estado.

En gestión organizacional, ¿cómo está Latinoamérica?

Si bien no he tenido la posibilidad de trabajar directamente con empresas en Latinoamérica, puedo entregar una opinión en base a variadas conversaciones con ejecutivos y empresarios sobre la gestión en sus organizaciones. De estas charlas, me llama la atención un elemento que se repite en diferentes países de la Región: una cultura organizacional demasiado jerárquica, completamente enfocada al jefe, en la que se espera que sean ellos quienes den las órdenes ante cualquier situación, cuando lo esperable es que la empresa promueva la confianza en sus trabajadores. Sin embargo, en toda cultura, se puede expandir esa visión inclusiva. En este sentido, noto que las empresas latinoamericanas están abiertas a ello. Para esto, es importante preguntarse qué quiero modificar, pero también qué se debe mantener. Por esta razón, hay que detectar y desarrollar las fortalezas, ya que es ahí donde reside el potencial de las compañías.