16 OCT 2015 | Nota de interés

Innovar significa ganar

El éxito de un negocio depende de su disposición a mejorar constantemente.

El término innovar -en su expresión exacta-, significa alterar algo, introduciendo novedades y aplica para muchas cuestiones, principalmente en la vida cotidiana; por ejemplo cambiar un guardarropa, mover los muebles de lugar, hacer “algo” para salir de la rutina.

¿Y por qué es importante innovar?

El ser humano por naturaleza está acostumbrado a los cambios, se siente atraído por lo nuevo, lo desconocido y todo aquello que le representa un reto. Al innovar, se atrae la atención del público, que probablemente ya se estaba perdiendo, y se logran mejores resultados.

En el caso de las empresas, la innovación es un requisito indispensable, y las que mayor impacto causan son aquellas que salen de los estándares; un ejemplo son las cafeterías que personalizan las bebidas, poniendo el nombre del cliente en el vaso, les dan a elegir el tipo de leche, el azúcar y hasta diez tipos de postres distintos para acompañar la bebida.

Otras empresas además de vender alimentos, dan cupones, o juguetes para los niños, instalan salas de juegos y hasta pueden organizar fiestas de cumpleaños; el motivo de estas ideas es que los clientes se sientan cada vez más cómodos e identificados con las marcas, que las adopten y regresen a consumir frecuentemente.

La competencia en el mercado es una de las principales preocupaciones de los comercios; puede que existan cientos de cafeterías, pero sólo una que tenga el café más rico, la atención personalizada y los mejores precios. Innovar no es complicado, simplemente es necesario poner imaginación y pensar en qué puede hacer atractivo al negocio, tal vez un ingrediente especial en sus productos, un descuento en la compra o un regalo.

La moda es el mejor aliado de los negocios, pero ésta sólo se puede conservar cuando la innovación acompaña a las ventas y las características de los productos. El dicho renovarse o morir, retoma fuerza en estos tiempos cuando ya no es tan fácil convencer a un público exigente.