30 JUL 2016 | Artículo destacado

Headhunting: eligiendo a un líder

Servicios que simplifican la contratación de personal.

Las empresas han encontrado en los outsourcings la manera de contratar personal con las mejores aptitudes, de forma rápida y sin invertir en un área de recursos humanos. En la búsqueda por mejorar la plantilla laboral y elegir a un líder, surgió el servicio de Headhunting, una técnica para localizar, evaluar y contratar personal para puestos directivos.

El Headhunting  es un servicio muy utilizado por la rapidez para contratar al personal indicado, que también puede utilizarse en la búsqueda de perfiles escasos en el mercado laboral, debido a que se especializan en selecciones exclusivas.

Esta tarea es llevada a cabo por un especialista en recursos humanos que conoce a fondo el ámbito de la empresa, sus necesidades y tiene a su disposición los recursos necesarios para presentar una valiosa selección a sus clientes, a esta persona se le denomina Headhunter que se traduce en “Caza Talentos”.

Los honorarios que esta persona invierte por la búsqueda, reclutamiento, negociación hasta la contratación del candidato, así como la aprobación corren a cargo de la empresa que lo contrata; mientras tanto, los candidatos para ser elegibles, deberán presentar un currículum distinguido, contar con un gran entusiasmo, demostrar disposición, una actitud positiva en el trabajo, deberán estar motivados y tener un interés latente en su labor.

Además, tener presencia en el ámbito empresarial, contar con una activa participación en redes sociales empresariales como LinkedIn, asistir a reuniones de networking, tener relación con empresarios que tengan una idea formal de crecimiento, así como mantener una buena imagen con jefes anteriores que puedan ser una carta de recomendación.

Una de las principales solicitudes de las empresas, es que los prospectos deberán tener una amplia experiencia, conocimientos prácticos, habilidades de comunicación efectiva, ser comprometidos, estables y tener lealtad por su empresa.

El objetivo principal es que la compañía interesada obtenga a un alto ejecutivo, preparado para asumir sus responsabilidades de inmediato, aumentando la productividad y generando resultados evidentes a corto plazo, que hagan crecer a la compañía.