14 DEC 2015 | Nota de interés

Finanzas empresariales y personales sanas

Dividir los gastos es una forma correcta de manejar la economía.

Iniciar una empresa es un reto, el cual conlleva una inversión inicial, dedicación de tiempo completo, registro correcto ante las instancias correspondientes, así como pagos de trámites y servicios. Por ello, para hacer más efectivo su desarrollo, es importante que se delimiten las finanzas.

Hacer un uso correcto del dinero que se obtiene de la empresa y del personal, para tener delimitado el gasto y la inversión es indispensable, de otra manera será complicado saber cuándo ya hay ganancias o si se está invirtiendo más de lo que se gana.

Economistas y administradores recomiendan tener una cuenta única para realizar pagos, compras y registros de la empresa, pues afirman que tener un gran número de tarjetas y préstamos ocasiona mayores conflictos, principalmente por los intereses que generan. Además, las tarjetas de crédito personales tienen un monto económico mucho menor que las especializadas para empresas.

Por ello, es importante acercarse con una institución financiera que ofrezca tarjetas de crédito empresariales, las cuales sirven para distribuir de una manera más efectiva el dinero, realizar compras de forma flexible, eficiente y segura; simplifican la contabilidad, pues a través del estado de cuenta que se recibe mensualmente se pueden verificar los movimientos y establecer cuándo se pagará.

Estas tarjetas fueron diseñadas para apoyar las necesidades de capital de trabajo como compra de activos fijos (mobiliario, equipo de transporte y maquinaria), mejorar el surtido y los inventarios, ampliar o remodelar instalaciones, cubrir pagos a empleados y proveedores, entre otras ventajas.

Contar con una tarjeta creada exclusivamente para la empresa es un método práctico y seguro; principalmente si las transacciones económicas son de montos elevados, pues disminuye el riesgo de robo o extravío como sucede con los cheques y el dinero en efectivo. Además, si se requiere una cantidad monetaria elevada es más sencillo porque se cuenta con suficiente capital.

Cabe hacer mención que el hecho de contar con una tarjeta de crédito empresarial con un amplio margen de crédito, es también una gran responsabilidad que representa un compromiso, por lo tanto, saber administrar correctamente y financiar las adquisiciones es una regla de oro.