18 MAR 2016 | Artículo destacado

Estrategias empresariales para mujeres

Recomendaciones para que los negocios prosperen.

El tiempo que requiere una empresa para despegar o darse a conocer es mucho, desde la planeación, ejecución, puesta en marcha de los proyectos y –por supuesto-, el que se considere un éxito.

La movilidad económica, tecnológica y el ritmo acelerado con el que se vive, exige mayor rapidez y esperar sentados a que los resultados se den, no es una opción; menos, cuando el proyecto proviene de una emprendedora.

Para lograr resultados rápidamente, es importante tomar en cuenta estas recomendaciones:

*Plantear una estrategia. Antes de aventurarse al mundo de los negocios, es necesario establecer en dónde se iniciará el proyecto, definir el mercado potencial y calcular los posibles riesgos, además, tener a un equipo de trabajo, o en todo caso, a un colaborador.

*Pensar a largo plazo. Probablemente la idea es muy brillante, y puede funcionar en un inicio, pero siempre hay que plantear una proyección a futuro, una empresa que deje resultados por varios años.

*Tener liderazgo. Para desarrollar favorablemente un proyecto es indispensable avanzar de forma continua; los líderes saben hacer prosperar los proyectos, y saben también cuál es el momento ideal para incentivar a sus colaboradores. Por ello, las empresarias requieren de un profundo análisis introspectivo para saber cuándo cambiar su enfoque, así como de confianza en sí mismas y un agudo sentido de estrategia para avanzar concienzudamente.

*Encontrar apoyo. Las mejores empresas son las que cuentan con el personal más calificado, principalmente aquellos colaboradores que comparten la visión y tienen la misma inquietud de hacer crecer el negocio. Las empresarias, deberán aprender a elegir a aquellas personas que aporten más a la empresa y que permitan crecer a la par.

*Aprender a administrar. La idea puede ser magnífica, el producto de gran calidad, el servicio más calificado, pero si no hay un buen análisis financiero, es probable que el proyecto se vaya a pique. Tener un balance exacto de lo que se invierte y se recupera, es sumamente necesario, además, las ganancias deben ser intocables, hasta que se tenga un buen capital reunido.

*Tener los pies en la tierra. Cuando se trabaja en un proyecto, pueden ocurrir dos resultados: que se idealice tanto, y al no conseguir los resultados esperados se considere un fracaso o, que se logren los objetivos y se superen las expectativas, perdiendo el rumbo y la visión inicial. Por ello, es importante no perder el piso, analizar las consecuencias de cada decisión y estar al pendiente de todas las vertientes, esto permitirá que los resultados se asimilen mejor.

Poner en práctica estos consejos permitirá que las decisiones empresariales que se tomen, lleven al mejor rumbo y se cumplan las expectativas.