21 JUN 2016 | Artículo de interés

Estrategia clave en los negocios

La relación de las Pymes con las grandes empresas.

Grandes Pymes/ Lourdes Pérez

En el panorama actual de los negocios, las pymes tienen un papel fundamental hasta el punto que pueden competir y colaborar con las grandes empresas.

Las investigaciones demuestran que las pequeñas empresas no siempre asumen una posición inferior y defensiva sino que poseen ambición, aprendiendo a colaborar con socios mucho más grandes y mostrando una actitud proactiva a la hora de gestionar sus relaciones con los demás.

Las Pymes dominan el panorama de los negocios actuales, ya que el 95% de las empresas en el mundo son pequeñas o medianas. Suponen además un 60% del empleo en el sector privado; y de la misma manera, son una gran aportación de innovaciones, fruto de su colaboración con corporaciones más grandes.

Así, se puede ver cómo estas empresas actúan dentro de cadenas de suministro en grandes redes de negocio con organizaciones interdependientes donde gestionar de manera eficaz y eficiente las interacciones lleva consigo una ventaja competitiva.

De esta manera, para que las pymes se especialicen y sigan siendo competitivas necesitan comprender y conocer a fondo sus procesos internos. Esto les va a permitir conocer cuáles son los procesos que tienen potencial para generar valor -diseño, producción y logística, marketing y ventas, desarrollo de producto, soporte y gestión financiera-.

Por ello, las relaciones comerciales pueden ser también una manera de crear valor por parte de las empresas. Hoy en día, las Pymes deben encontrar un equilibrio entre el desarrollo de su propia experiencia y formar alianzas que complementen esos conocimientos, mejoren su posición competitiva, eligiendo siempre a los socios adecuados y aprendiendo a trabajar con ellos.

Para las Pymes, supone una oportunidad el poder colaborar con grandes empresas por dos razones: en primer lugar, porque las grandes firmas son una gran fuente de ingresos que derivan de elevadas ventas y, en segundo lugar, éstas tienen competencias muy avanzadas en tecnología y gestión.

Por otro lado, también para las grandes firmas habrá beneficios ya que las pequeñas empresas cuentan con activos complementarios que las grandes empresas tienen que invertir para desarrollar y conseguir -como, por ejemplo, el conocimiento sobre los mercados locales o tecnologías innovadoras.

Asimismo, en las empresas de menor tamaño podemos ver que las relaciones sociales se establecen y se aplican con una mayor facilidad, mientras que en las grandes empresas a medida que aumenta su tamaño el contacto personal se diluye y se limita a un carácter estrictamente profesional.

El hecho de que exista esa interrelación entre la gran empresa y la pequeña puede conducir a un mayor éxito en las redes y en las cadenas de suministro en las cuales la Pyme participa. Bajo algunas circunstancias, la asimetría no supone un obstáculo e, incluso, puede permitir una creación de valor.

Una gran cantidad de autores afirma que las empresas pueden crear valor al acceder y aprovechar los recursos de un socio con los que ha establecido una alianza -incluyendo información, mercados y tecnologías-.

La colaboración entre las empresas no sólo facilitará la transferencia del conocimiento existente sino que creará nuevos conocimientos que antes no se poseían.

Para conocer más de este colaborador ingresa a: www.grandespymes.com.ar