03 MAY 2013 | NOTA DE INTERÉS

“En guerra contra el estrés laboral”

El ritmo de la vida actual representa una de razones que desencadenan ésta enfermedad.

La humanidad está pagando un costo alto por vivir en una sociedad exigente. El acelerado ritmo de los días actuales ha generado que las personas enfrenten una rutina poco sana. La sobreexigencia marca la pauta, lo que ha traído como consecuencia el: estrés, enfermedad que en principio se vio como un problema de fácil solución, pero que con el paso del tiempo ha tomado dimensiones insospechadas.

Se define el estrés como una respuesta adaptativa, que en un inicio ayuda a responder de manera efectiva a escenarios que lo requieren. En momentos de presión, el cuerpo se prepara para una gran exigencia, donde algunas personas son capaces de procesar y actuar de manera rápida y decidida, mientras que otros organismos cuentan con recursos más limitados. Es aquí donde aparece el agotamiento y la superación de las situaciones que se traducen en esta enfermedad.

El estrés laboral desencadena una serie de efectos, tanto físicos como psicológicos, problemas en la percepción, aumento de la tasa cardíaca, tensión muscular, dificultad para respirar, problemas para la tomar decisiones, sensación de confusión,  preocupaciones, insomnio, sentimiento de agobio y cansancio son síntomas propios de esta enfermedad que está atacando al mundo. Para no caer en esto es bueno realizar algunas cosas como:

No caer en la negación: Los estados pesimistas aceleran y agravan cualquier nivel de estrés.

Chequeo médico: siempre es bueno recurrir a una revisión médica para saber con certeza de qué se padece.

Disfrutar de lo que se hace: Aunque no se esté en el trabajo deseado se debe valorar lo que se hace.

Buena alimentación: Es primordial para comenzar el día tomar un buen desayuno y evitar la cafeína porque  puede incrementar los niveles de estrés en las hormonas.

Tiempo: Es bueno realizar una actividad diferente a la rutina laboral,  invertir tiempo en uno mismo es bueno para combatir el estrés.

Meditación: Realizar técnicas de meditación durante el día, esto en conjunto con una buena respiración  son un aporte para el equilibrio mental.

Deporte: Mente sana en cuerpo sano, es verdad. Realizar actividad física es una excelente medida para combatir el estrés.