12 APR 2016 | Artículo de interés

Empresas con trabajadores felices y satisfechos

Beneficios de una compañía socialmente responsable.

Diversos estudios coinciden en que aquellas personas que trabajan en Empresas Socialmente Responsables tienen una actitud más positiva ante el trabajo y se sienten más conformes en su espacio laboral, lo que se traduce en mayor productividad durante su jornada laboral.

Esta respuesta a sentirse mejor en un trabajo que aporte beneficios al entorno tiene directa relación con la idea de realizar una actividad benéfica y a la vez, que no les produzca conflictos.

El llevar una relación cordial con el ambiente y además realizar un trabajo que se encuentre entre los cánones de ética y moral, da como resultado trabajadores que están cómodos con su manera de actuar.

Algunas de las prácticas que las empresas realizan con la finalidad de consentir a sus colaboradores son: vacaciones ilimitadas, oficinas con horarios flexibles y hasta viajes a destinos atractivos, con el único objetivo de impulsarlos a alcanzar su máximo nivel de productividad.

Existen factores que son decisivos al momento de solicitar un empleo -según los trabajadores-, y que fomentan su desarrollo integral,  por ejemplo, las empresas que permiten tener un equilibrio entre la vida personal y profesional; otros destacan que es de suma importancia que la relación con su jefe sea sana y permita la comunicación; la gran mayoría asegura que el ambiente laboral y una cordial relación con los compañeros es decisiva para trabajar mejor.

Por otro lado, se encuentran aquellos trabajadores que son atraídos por los recursos tanto económicos como de bienestar social, como son un salario bien remunerado, horas de trabajo flexibles, bonos de puntualidad y productividad, tener la oportunidad de crecer dentro de la compañía.

Otro de los puntos que resulta sorprendente, pero que ha fortalecido las relaciones entra las empresas y sus miembros es la preocupación por cuidar el medio ambiente, es común saber de empresas que buscan ahorrar lo más posible tanto en consumibles como en energía eléctrica y demás insumos.

La necesidad por remediar el daño que se causa al medio ambiente es creciente, por lo tanto, es más común que los trabajadores de ahora investiguen qué apoyos obtendrán y cuáles los beneficiarán a futuro.