14 JUN 2013 | NOTA DE INTERÉS

“Ellos se atrevieron; por qué tú no…”

Son muchos los que un día decidieron llevar a cabo la idea de emprender; obteniendo resultados exorbitantes.

El ser emprendedor es algo que viene hace muchos años. Existen casos que han pasado a la historia, debido a que son protagonizados por personas que se aventuraron por concretar una idea, la cual los llevó a alcanzar un éxito sin parámetros.

Quién iba a pensar que posterior a la venta de una camioneta y dos calculadores, dos jóvenes estadounidenses de nombre Steven Jobs y Steven Wozniak dieran inicio a una de las compañías más grandes del mundo, Aple. En el garaje de Jobs y solamente con mil trescientos dólares, se gestó la empresa, que al mando de dos visionarios dio a luz verdades que para la época eran impensadas como: las computadoras serán las bicicletas de la mente. Habrá computadoras de bajo costo para todos. Una idea muy avanzada para 1976 donde los que tenían accesos a estas máquinas eran grupos casi de elite. La crecida que tuvo esta empresa fue soñada, ya que en sólo 10 años consiguen transformar a Apple, en una compañía de dos personas, a una de 4 mil empleados.

Uno de los hombres que siempre está compitiendo en el ranking de los hombres más ricos del mundo, es uno de los emprendedores más brillantes para los negocios, Bill Gate, quien dejó la universidad por embarcase en su sueño de éxito. Gracias a su astucia y saber aprovechar las oportunidades vendió el sistema operativo MS-DOS a la empresa IBM. Este sistema aún no era de él al momento de realizar la venta. Posterior a la transacción, se la compró a un joven programador a un precio bajo. La astucia de este hombre  fue en todo momento, ya que quiso los derechos de licencia, mantenimiento, e incluso la facultad de vender el DOS a otras compañías, lo que fue aceptado por IBM. En los tiempos actuales Microsoft Windows, es el sistema más utilizado del mundo.

John Davison Rockefeller es todo un icono para los emprendedores. Proveniente de una familia modesta de inmigrantes judíos-alemanes. Desde pequeño destacó por su don negociador y ambición. En su escuela vendía piedras de colores. Las ganancias las acumulaba en un tazón, al que denominó como su primera caja fuerte. Su historia tiene un vuelco cuando decide prestar sus ahorros de 50 dólares a un granjero, con un interés de un 7% anual lo que le significó un incremento en sus ahorros. A partir de ese instante su frase: decidí hacer trabajar al dinero en mi lugar, fue insignia de millones de emprendedores a nivel mundial. Su astucia y poder de decisión lo hicieron controlar el 90% de las refinerías de petróleo de los Estados Unidos.

Debido a su pasión navideña Ernesto Mauer se le ocurrió la idea de plantar árboles de navidad, para que la gente fuera, escogiera y cortará el que más le agradará. El desarrollar esta idea le llevó un año, ya que en la época de fiesta los arbolitos estaban listos. Sin tener certeza de cómo recibiría el público la idea, abrió su tienda y de manera inmediata tuvo el éxito soñado, ya que gracias a la innovación y el boca a boca, su invención fue todo un éxito.  

Casos de emprendedores que hicieron una idea algo palpable y obtuvieron éxito abundan: Sergio Pérez Fernández, John Pemberton, Walt Disney, Dick, Mac Mc Donald, entre otros. En estos mismos momentos más de un emprendedor está dando inicio a un futuro imperio. Nadie sabe quién puede ser el próximo…