24 JUL 2013 | ARTÍCULO

El nuevo rol de los PCs industriales

Dentro de los procesos industriales, los PCs han ido posicionándose paulatinamente como elementos de suma importancia para su funcionamiento y control.

Revista ElectroIndustria

En estos días, tras su masificación, los sistemas informáticos se han introducido en todos los sectores productivos. Después de todo, estos equipos permiten facilitar diversas tareas, posibilitando, por ejemplo, el control de procesos complejos.

Respecto a estas plataformas, Cristian Pérez, Director Carreras de Escuela de Informática y Telecomunicaciones Duoc UC sede Plaza Oeste, afirma que tienen por objetivo “controlar en forma automática las tareas en que el ser humano genera un mayor tiempo de respuesta o tareas de alto riesgo que incluyen muchas variables para la toma de decisiones y que se comunican con un sistema global”.

Por su parte, Robert Bauerschmit, Gerente de Producto de Advantech en Fabelec, comenta que “no hay aplicaciones ‘tradicionales’ para un PC Industrial (IPC, por sus siglas en inglés), sino que es un mercado de alta flexibilidad y depende de las industrias o negocios en que aplica. Se construyen muchísimas clases de soluciones diferentes, pero todas con diversas combinaciones y software”.

Coincidiendo con lo anterior, Juan Franco Bevilacqua, Gerente General de Techvalue, sostiene que es posible encontrar plataformas de informática industrial en diversas funciones al interior de una planta.

“Sus aplicaciones son variadas, yendo desde el monitoreo de procesos de toda índole (que es su uso más común) hasta plataformas de videovigilancia. Incluso, hoy en día, se requieren a veces equipos que soporten múltiples tarjetas para la recolección/captura de datos de proceso e incluso, en algunos casos, tarjetas muy antiguas del tipo ISA”, explica.

Sobre el tipo de aplicaciones que pudieran aprovechar mejor las capacidades de estos sistemas, Bevilacqua indica que “gracias a las cualidades y características de estos equipos, éstos permiten o facilitan la realización de las labores de procesamiento o recolección de datos in situ, es decir, en las cercanías de los equipos y/o procesos en entornos ya sea de mucho polvo, altas o bajas temperaturas, altas vibraciones, altura, en plataformas móviles (vehículos, camiones, etcétera) y funcionando en regímenes de 7x24”.

En este sentido, Juan M. Mosso, Gerente de Area Automatización e IA Solution Architect de Rockwell Automation Chile, cree que el operar en una ubicación con condiciones ambientales y de trabajo rigurosas, es la característica diferenciadora de un PC Industrial.

“Estos equipos han sido diseñados para resistir condiciones de operación más duras fundamentalmente en tres variables: temperatura ambiental, vibraciones en operación, e impacto en operación. Adicionalmente, hay unidades que se han diseñado para operar en Areas Clasificadas con riesgo de explosión, equivalentes a ATEX Categoría 3 (para gas y polvo) y UL Clase I Div 2”, acota. 

“Los computadores industriales son utilizados principalmente en plantas productivas donde las condiciones ambientales son adversas, y por ello existen modelos, por ejemplo, con grado de protección IP65 que le permiten trabajar en ambientes húmedos e incluso recibir chorros de agua”, ejemplifica Lucía Pinto Jonas, Gerente Comercial de Control & Logic.

PCs “estándares” v/s industriales

Hace algunos años, a medida que gerentes y profesionales comenzaron a abrirse al uso de computadores en sus procesos productivos, comenzaron a experimentar con PCs “estándares”, diseñados para trabajo de oficina. Sin embargo, muchas de estas experiencias tuvieron altísimas tasas de falla, porque los computadores “normales”, a diferencia de los industriales –como se mencionó anteriormente-, no están desarrollados para resistir o funcionar en las condiciones que comúnmente se encuentran al interior de una planta industrial. No obstante, se ha ido aprendiendo de estos errores y optado por equipos diseñados para dichas aplicaciones.

“En términos generales, la curva de aprendizaje del mercado nacional ha ido creciendo y acelerándose en el tiempo. Hoy en día, cada vez más existe conciencia de las diferencias entre ambas tecnologías; temas como equipos sin ventilación forzada, funcionamiento en altos rangos de temperatura, sistemas diseñados con protecciones mecánicas anti vibración y golpes, grado de protección contra polvo y agua, son conceptos que el mercado ha ido incorporando y valorando cada vez más en sus proyectos”, concluye Bevilacqua.