30 MAR 2016 | Artículo destacado

Defectos laborales, oportunidades de desarrollo

Consejos para responder a preguntas capciosas.

Al solicitar un trabajo es indispensable presentar un Curriculum Vitae con todas las características positivas del aspirante, deberá ser sencillo, visualmente atractivo, sintético y que abarque todas las ventajas de contratación.

Otro de los puntos que se deben tener en consideración es la entrevista, esta actividad es el momento de enfrentarse a quien tiene la decisión final de contratación, por lo tanto, es sumamente necesario dar respuestas certeras y creíbles.

Una de las preguntas más frecuentes en las entrevistas de trabajo es acerca de los defectos que se tienen; este cuestionamiento busca descifrar las áreas de oportunidad de quien se están presentando. En muchas ocasiones, lo que busca el entrevistador es saber cuáles son las debilidades del aspirante y si se pueden solucionar al iniciar su trabajo. Ser flexible y con capacidad de adaptación indica que se cuenta con la posibilidad de crecer dentro de una institución.

Es común que las personas ante las preguntas negativas, aseveren ideas poco creíbles, por ejemplo alegar perfeccionismo, comodidad a trabajar bajo presión, excesiva preocupación y dedicación a los proyectos así como asegurar que no cuentan con debilidades, sin embargo, esto resulta contraproducente.
Es por ello, que a continuación se presentan algunos consejos infalibles que se pueden utilizar al momento de estas incómodas preguntas:

Utilizar la honestidad. Existen defectos que no son lamentables y que se pueden solucionar fácilmente, por ejemplo: olvidar citas, tareas pendientes y actividades cuando hay mucho trabajo, lo cual se puede remediar utilizando una agenda electrónica o un calendario para programar las actividades. Ser sinceros con los defectos, pero tener una solución o buscar una, es ideal.

Aceptar defectos. Poder admitir una debilidad real, contar cómo se puede vivir con ella y seguir siendo productivo, profesional y eficiente, es una manera de dar confianza al entrevistador y saber que está frente a una persona que sabe identificar y reconocer los problemas, buscando soluciones. 

Culparse a sí mismo. Un error en el que incurren muchos solicitantes es decir que los defectos provienen del jefe anterior o los compañeros que se tenían. Hablar mal del entorno es un error, porque denota que no se sabe trabajar en equipo, lo mejor es ser valiente, aceptar la responsabilidad y trabajar en las mejoras.

Ser amable y alejar los nervios es también una buena manera de entablar comunicación con el entrevistador, la seguridad se demuestra con una amplia sonrisa, respuestas cortas y certeras, así como el reflejo de tener deseos de pertenecer a la institución en cuestión.