15 JUN 2016 | Artículo de interés

¿Cómo ser una empresa Eco-eficiente?

Estrategias para lograrlo.

Para conseguir que una empresa se convierta en Eco-eficiente es necesario poner en marcha algunas iniciativas, con la finalidad tener una alta productividad, pero sin impactar negativamente el entorno. Los sectores en los que se enfoca cada tarea son distintos, pero reflejan una misma preocupación: el medio ambiente; por ello, es necesario dar importancia a cada uno.

Manejo responsable de los recursos naturales: el respeto al entorno natural es de suma importancia, principalmente al momento de explotarlo; difícilmente una empresa que no ve las repercusiones que ocasiona al ecosistema, puede sobresalir, pues el consumidor actual está ampliamente identificado con las compañías verdes, que están al pendiente de los recursos que dejarán a las futuras generaciones.

Contaminantes y desechos tóxicos: al momento de producir, es casi imposible no generar desechos que se pueden convertir en un riesgo potencial para la naturaleza; por eso, es necesario ser responsables de las repercusiones que puedan resultar. Asimismo, todos aquellos productos que sean contaminantes como lámparas con mercurio, pilas de litio y demás productos con sustancias peligrosas, es importante desecharlas de manera correcta. 

Reducción del nivel de rotación de personal: tener una correcta relación con la plantilla laboral no sólo tiene una repercusión para la empresa, también para su producción, por ello es sumamente necesario conservar a trabajadores leales en un ambiente sano, seguro, estable y equilibrado. Con esto, se consigue mayor prestigio entre sus empleados, accionistas, clientes y proveedores.

Uso de recursos correctos: cuando se produce un bien es importante analizar si aquellos materiales con los que se va a trabajar con renovables, de esta manera no se está ocasionando un daño irreparable al ambiente.

Innovar al momento de producir: es de suma importancia que se tomen en cuenta todos los factores que intervienen en el proceso de producción, desde el empacado, distribución, consumo y la cantidad de material que se utiliza para el proceso. Un producto con menor impacto ambiental es aquel que menor basura genera y que se puede reciclar. 

Tomando en cuenta estas cuestiones es más sencillo hacer un desarrollo Eco-eficiente para lograr una cultura ambiental participativa entre la alta dirección y los colaboradores, a fin de promover prácticas ambientales responsables que cuenten con indicadores de eficiencia.