17 AUG 2016 | Artículo destacado

¿Cómo levantarle el pulso a una Pyme?

Claves para no formar parte de las Pymes que mueren en sus primeros años.

Cortesía/Grandes Pymes

Una de las cualidades admirables de los empresarios es la pasión con la que viven día a día su empresa. Para ellos, su negocio va mucho más allá de ser una forma de ganarse la vida.

El problema está, en que la pasión requiere de grandes dosis de atención, la cual muchas veces se ve obligada a dirigirse únicamente hacia la operación diaria de la empresa, desaprovechando información valiosa que proporciona el mercado y por lo tanto, perdiendo la visión integral de qué tanto requiere la empresa.

La pasión debe alimentarse con planeación

La pasión por lo que se hace es fundamental y este es un terreno ya ganado para las Pymes, ahora sólo hay que alimentarla con planeación estratégica para desarrollar su potencial. Para esto, se deben considerar estos lineamientos para darle un rumbo estratégico al negocio:

Definir la identidad: Es muy importante que la propuesta de marca sea clara y definida. Con esto, se conseguirán voceros, tanto internos como externos, que le darán mayor valor al negocio. Voceros internos al demostrar a los empleados que no todo gira alrededor de una cabeza sino alrededor de una marca, esto dará la ventaja de tener gente más comprometida y proactiva en el negocio. Voceros externos, al dejar que los clientes vivan la experiencia que ofrece una marca y no sólo el beneficio del producto o servicio, lo cual, es mucho más rentable y sostenible.

Marcar los próximos pasos: Tener claro hacia dónde se quiere ir, permitirá tomar acciones en el corto plazo. Para esto, es importante partir de la situación actual de la empresa, aquí será necesario un análisis del desempeño en el último año, las ventas, el crecimiento, los costos, etcétera.

Identificar fortalezas: Encontrar espacios libres y sin explotar dentro del mercado ayudarán a diferenciarse. Para lograr esto, se debe tener un gran entendimiento del mercado y de la necesidad que satisface el producto. Para realizar este ejercicio  es necesaria una gran empatía con el cliente e imaginar qué es lo que realmente valora, es decir, lo que él percibe.

Tomar el pulso del mercado: Es importante estar al pendiente de las tendencias globales y cómo éstas pueden llegar a afectar o mejorar un negocio.

Date a conocer: La comunicación dejó de ser solo para unos cuantos. Ahora gracias a las redes sociales, se puede dar a conocer la propuesta de la marca y tener mayor acercamiento con los clientes de muchas formas gratuitas. Encuentra cuál es la que mejor se adapta a las necesidades de una empresa.

Por último y lo más importante, explotar la rapidez con la que una Pyme se puede mover: priorizar los objetivos e involucrar en el proceso a los empleados y  clientes, que ayudarán a considerar todos los aspectos. 

Para conocer más de este colaborador visita: www.grandespymes.com.ar