12 JUN 2013 | COLUMNA DE OPINIÓN

Cómo hacer para dejar de ser el todólogo de la empresa

Se puede dejar de hacer de todo. En este artículo podrás encontrar algunas salidas.

Por Eréndira Hernández / Grandes Pymes

Casi estoy segura que cuando iniciaste tu negocio, hiciste de todo, tramites, relaciones, limpieza, cargaste, pintaste, organizaste, atendías a los clientes y proveedores, etc. ; y esto me parece natural al inicio, ya que difícilmente puede ser de otra forma en los inicios, pero al pasar del tiempo, el seguir haciendo de todo, te puede costar mucho tiempo, dinero y esfuerzo.

1.- Como primer paso te sugiero enumerar todas las actividades que realizas; detalla lo más posible, no olvides nada. Puedes iniciar la lista e ir agregando poco a poco todas las actividades, incluyendo las más evidentes, que son en ocasiones las más difíciles de identificar. Te recomiendo una forma fácil de hacerlo, y es que armes un horario de tu semana y vayas anotando lo que haces cada día.

2.- Una vez que tengas todas las actividades, será necesario que te des el tiempo para escribir los pasos que sigues para cada actividad. Los detalles son muy importantes, ya que estas indicaciones serán para que otra persona las pueda realizar. Considera que algunas de las actividades que realizas, son necesarias en el negocio, sin embargo, son actividades básicas que puede realizar otra personas, y por otro lado habrá actividades que sólo tú puedas hacer, y que a la fecha no las puedes llevar a cabo de forma eficiente por tu distracción en otras actividades. Toma en cuenta que para que tu negocio crezca o se fortalezca, éste requiere que te dediques el mayor tiempo posible a las actividades encaminadas a avanzar, es decir, a actividades sustantivamente importantes y en menor tiempo a las urgentes. Dale calidad a tu tiempo laboral.

3.- Cuando tengas los dos pasos anteriores, te sugiero hacer un análisis de lo que tienes enfrente. Tal vez, tendrás que hacer una lista similar para cada una de las personas de tu negocio, en el entendido que ya tienes empleados en tu negocio. Si este es tu situación, podrías evaluar la posibilidad de agregarle a sus funcionesalgunas de las tuyas. Puede ser también, que te des cuenta que todos se encuentran sobresaturados de actividades, y entonces es el momento de pensar en la opción de una nueva contratación.

4.- En el caso de una nueva contratación te sugiero considerar varios elementos. Primero las posibilidades que tiene tu negocio de agregar a los gastos un nuevosueldo. Si tu negocio da para un nuevo sueldo, felicidades ya tienes resuelta una nueva situación. En caso contrario, te invito a definir una nueva estrategia paraobtener los recursos para cubrir esta nueva necesidad de tu negocio. Considera que si tú te dedicas a las actividades sustantivas, podrás generar mejores beneficios económicos para tu negocio.

 En suma para dejar de ser el todólogo de la empresa, es imprescindible que te tomes un tiempo para cambiar algunas cosas. Tiempo que a la larga se puede transformar en beneficios para tu empresa; es un espacio para generar tu tiempo de calidad como empresario. Seguir haciendo de todo, te llevará, tarde o temprano, a formar una espiral que puede costarte a la larga dinero, tiempo y esfuerzo. Si en verdad quieres ser un empresario, te sugiero iniciar por cambiar tu propia actividad y actitud hacia tu negocio. Las empresas requieren de dirección, si te encuentras inmerso en la espiral de hacer de todo en el día a día laboral, la dirección de tu negocio seguramente es limitada en la visión de tu futuro. 


Este artículo es una cortesía del blog Grandes Pymes del Doctor en Ciencias de la Administración, Juan Carlos Valda.