12 AUG 2015 | ARTÍCULO

¿Cómo disminuir el ruido en la oficina?

Las organizaciones buscan mejorar la colaboración y la flexibilidad en sus oficinas, al mismo tiempo que aumenta la densidad de ocupación y se asignan menos espacios privados. Pero estos entornos no contribuyen a preservar ni la privacidad ni la concentración.

Cortesía / HSEC MAGAZINE, EMB

En la actualidad, los espacios laborales convergen hacia el fomento de la interacción con el grupo de trabajo, lo que puede a la vez ocasionar ciertos problemas respecto al ruido. Para hallar el equilibrio, resulta clave comprender de qué manera los distintos elementos pueden afectar el nivel de ruido y encontrar las soluciones más adecuadas para un ámbito determinado.

Ocho aspectos para controlar el ruido

El espacio de trabajo constituye un recurso de la organización para conseguir los objetivos de negocio e influye fuertemente en las formas de interacción, en el flujo del trabajo y en la productividad. Para ello, una estrategia debe considerar los siguientes pasos para lograr el confort acústico en la oficina: 

• Tecnología: Proporcionar a los trabajadores tecnologías móviles que les permitan desplazarse con facilidad dentro de la oficina. Por ejemplo, proveer auriculares de teléfono a aquellas personas que necesitan recibir llamadas en su escritorio y auriculares de cancelación de ruido para aquellos que no quieren moverse a una nueva ubicación con el fin de concentrarse.

• Espacio: Proporcionar áreas silenciosas (tales como una sala de lectura) donde los trabajadores pueden concentrarse sin distracciones; permitir la elección del puesto de trabajo (algunas personas son más sensibles que otras a las distracciones); ubicar las actividades generadoras de ruido en los espacios más alejados de las áreas que necesitan concentración. 

• Políticas de flexibilidad: Permitir a los empleados que desarrollan tareas que requieren una concentración intensa trabajar desde casa o desde otro lugar alternativo. 

• Configuración del espacio: Es una poderosa herramienta que influye en el confort acústico de los espacios. Existe una tendencia generalizada a diseñar las oficinas de forma ortogonal sin tener en cuenta que las superficies paralelas transmiten mucho más fácilmente el sonido hacia el lado opuesto. La inclusión de elementos irregulares, curvos u oblicuos puede contribuir a la disminución del ruido.

• Panelería y el mobiliario: La ubicación del mobiliario dentro del espacio tanto como los materiales que lo constituyen, podrían ayudar a crear condiciones acústicas de confort en la oficina. La selección de los paneles también es una decisión muy importante en la creación de un espacio acústicamente confortable. Por ejemplo, la utilización de paneles altos da al trabajador la ilusión de que está “solo” y, como resultado, tiende a subir el tono de voz. En cambio, cuando los que conversan pueden ver a otras personas dentro del mismo ámbito, normalmente controlan mejor el tono de su voz.

• Altura del techo: Este es otro factor que afecta el comportamiento acústico de la planta. Los techos altos proporcionan un mejor rendimiento acústico que los bajos, debido a las mayores distancias que debe recorrer el sonido.

• Accesorios en el cielorraso: Accesorios tales como artefactos de iluminación, rociadores, difusores de aire, sensores, etc., pueden afectar negativamente el desempeño de un cielorraso acústico.

• Puertas: Es importante considerar las características de las puertas en las salas que deben aislarse acústicamente, porque de ellas también dependerán las condiciones de confort.

Las nuevas formas de trabajo demandan nuevas soluciones. Para alcanzar un buen nivel de confort acústico que permita reducir las distracciones y mantener la privacidad sin afectar los beneficios de la interacción, hará falta una mejor planificación del espacio de trabajo, la aplicación al diseño de principios y técnicas acústicas básicas, y el uso de aquellas tecnologías que ayuden a transitar hacia modelos de espacios más colaborativos pero en sintonía con las necesidades actuales.