28 APR 2016 | Artículo de interés

¿Cómo crear una empresa responsable?

Cinco consejos para conseguirla.

Las empresas persiguen distintos fines, mientras algunas buscan tener el reconocimiento de sus clientes y ven en el buen servicio la posibilidad de  crecer, otras exploran las ventajas competitivas que les han funcionado a las grandes compañías.

En la actualidad, los consumidores consideran que las acciones que realizan las empresas de su preferencia no tiene que impactar al medio ambiente y tienen que ser responsables con la sociedad.

Diversos estudios reflejan que los jóvenes están de acuerdo con que las empresas deben realizar un cambio positivo en favor de la comunidad. Por estas razones, a continuación se describen cinco consejos que las empresas actuales deben tomar en cuenta para ganar más adeptos.

Trabajadores felices: para poder demostrar en el exterior que la empresa está comprometida y es socialmente responsable, es importante empezar en el interior. Empleados con sueldos justos, prestaciones, ventajas competitivas, posibilidad de crecimiento y una misión dentro de la empresa son los ingredientes perfectos para hacer crecer a la institución.

Empresas inclusivas: contar con el personal más capacitado implica tener en cuenta todos los rubros, desde personas con capacidades diferentes, de la tercera edad, hombres y mujeres con la misma capacidad de decisión, equidad de género e igualdad son dos ideales que persiguen las empresas socialmente responsables.

Apoyo al entorno:  ayudar al prójimo aplica a la perfección cuando se habla de volver responsable a una empresa. Hay varias opciones para coadyuvar al entorno, puede ser a través de impulsar a las Pymes o Star-ups que requieren un impulso, también dando capacitaciones a quienes buscan emprender, siempre y cuando se cuente con una empresa bien establecida. Dar apoyo a fundaciones o sociedades sin fines de lucro también es válido.

Ahorrar y reciclar: colaborar con el cuidado y la preservación de la flora y la fauna es una manera importante de ayudar; algunas empresas hacen campañas de reforestación mientras que otras apoyan a las instituciones que cuidan de los animales en peligro de extinción; además, mientras menos cantidad de contaminantes utilicen para realizar sus tareas es mucho mejor. Los ahorros de energía y el reciclado de papel son formas sencillas y fáciles de apoyar al ambiente.

Mantenerse informado: cumplir con las actividades planeadas para ser socialmente responsables es bueno, pero resulta aún mejor estar siempre  al pendiente de los cambios que están sucediendo en el entorno, esto permitirá estar a la vanguardia con la información y siempre colaborar en aquello que tenga un impacto ambiental, económico o social de inmediato.

Cada vez es más necesario contar con empresas socialmente responsables, y con pequeños cambios se pueden lograr grandes avances en este ámbito.