01 OCT 2013 | NOTA DE INTERÉS

Cómo compatibilizar trabajo y familia

Una de las "problemáticas sociales” que se da en el siglo XXI es tratar de conciliar las tres esferas de vida: laboral, familiar y personal.

Muchas veces, no resulta fácil distribuir el tiempo entre la vida laboral, personal y familiar, ya que se vive gran parte del día en el trabajo o en función de él. Los momentos que quedan para el ámbito familiar no son del todo óptimos, ya que el cansancio de la jornada y el horario que se dispone para compartir, no coincide con el de los demás integrantes del hogar.

Al enfrentar grandes desafíos laborales como ser dueño de una Pyme se debe asumir, entre otras cosas, una carga laboral enorme, donde gran parte del día se vive con las responsabilidades, los pendientes y las problemáticas propias que conlleva el tener una empresa. Esto hace que la tarea, muchas veces, resulte maratónica y agobiante, más aún cuando se comienza a tener demanda o reclamos de tiempo por parte de los familiares, quienes no justifican las ausencias o el cansancio.

Es importante encontrar un equilibrio entre familia y trabajo, ya que si uno de los dos “cojea” prontamente también se verá afectada la otra parte. Existen algunos consejos que pueden ser muy útiles  para no entrar en conflicto:

Calidad: Es fundamental entregar a la familia tiempo de calidad, no es lo mismo llegar a sentarse a ver televisión que proponer un panorama para hacer en conjunto.

Mostrar interés: Si reunirse con los familiares resulta imposible durante la semana, es bueno llamar por teléfono, mandar algún mensaje para no perder la comunicación.

Eficacia: Muchas veces se está largas horas en el trabajo y la producción es poca, lo que alarga la jornada. Para no llevarse labores al hogar es bueno ser organizado y administrar bien el tiempo, así al momento de llegar con la familia se dedica todo solo a ellos.

Dejar en el trabajo los problemas: Muchas personas se llevan los inconvenientes que tienen durante la jornada laboral a la casa, provocando seguir con mal genio, lo que es un grave error, hay que desconectarse y dejar en el trabajo los problemas.