17 NOV 2015 | Artículo de interés

Banca en línea: fácil, segura y a un click

Recomendaciones para usar este servicio virtual. 

Con la finalidad de agilizar los negocios, hacer más prácticos los movimientos en las cuentas bancarias y disminuir las filas en los bancos, las instituciones bancarias implementaron la Banca Electrónica, una manera más sencilla de hacer transacciones desde cualquier lugar.

La banca electrónica, virtual o en línea es un servicio que permite a los clientes efectuar operaciones financieras desde una computadora, tablet o teléfono inteligente con acceso a internet. Esta modalidad es muy fácil de activar y sólo se necesita una cuenta en el banco, un número de seguridad y un perfil de usuario. 

Algunas de las ventajas de utilizar este servicio es que funciona las 24 horas al día, los siete días a la semana, sin depender del horario del banco; el  ahorro en tiempo es sustancial, pues se evitan las filas y tomar turno para poder hacer sólo un movimiento; además, hay más transparencia en la información.

Entre las ventajas también destaca la comodidad para realizar operaciones desde cualquier sitio; también, debido al avance tecnológico y la optimización de tiempo, cada vez más personas utilizan la banca electrónica -un medio que antes se consideraba exclusivo de empresarios-, que ahora es el preferido de quienes no pueden salir del trabajo para realizar sus pagos.

Algunos de los movimientos que más realizan los consumidores son: transferir dinero a cuentas propias o externas; pagos de tarjetas de crédito; domiciliación de servicios; consultas, desde el estado de cuenta, saldos y últimos movimientos, hasta la revisión de las transacciones efectuadas meses atrás; administración de chequeras, tarjetas, Afore e inversiones; además, se puede consultar el estado de cuenta o recibirlo vía correo electrónico.

Es importante mencionar que los servicios que presta la banca virtual aumentan o disminuyen dependiendo la institución financiera que la respalde. 

Para utilizar la banca electrónica -como en todos los servicios que prestan las entidades financieras-, es importante tener precaución, seguir las medidas de seguridad que los bancos recomiendan, no facilitar números se seguridad ni contraseñas a extraños, así como realizar constantemente transacciones para familiarizarse con el medio.