23 FEB 2016 | Entrevista

Aprender a emprender

“Hay que salirse de lo normal, hacer algo especial, adaptarse al cliente, ver sus preferencias y ofrecer el mejor servicio”: El Obrador.

Emprender es una aventura que no todas las personas se animan a experimentar; y quienes lo hacen, en muchas ocasiones perecen en el intento, desanimados por los resultados negativos o la desesperación por no ver avances de inmediato. Se estima que los primeros dos años, son cruciales para las nuevas empresas, y quienes superan esta etapa inicial, tienen mayor posibilidad de lograr el éxito.

La experiencia de emprender, varía dependiendo de quién la vive; sin embargo, los emprendedores tienen características en común, por ejemplo, el trabajo duro para lograr que la gente reconozca el negocio, el reto de introducir un nuevo producto, ganarse la confianza de los clientes y mantenerse en el gusto de los consumidores.

Y ¿qué sucede cuando un emprendedor vive varias veces la experiencia?, como es el caso de Isabel Aragón, Gerente del negocio colombiano El Obrador, quien ha emprendido en un par de ocasiones negocios de Catering; en Europa fue su primera experiencia y al llegar a Colombia tuvo que cambiar de mercado, enfrentar nuevos retos, costumbres y culturas distintas.

“Empezar un negocio no es fácil, los dos primeros años son complicados, pues la gente no te conoce, no sabe cómo trabajas, evidentemente es difícil, en el caso de la comida es un tema visual, y digamos que de gusto, entonces, hay que esperar a que los comensales se animen a probar (…) Yo viví 10 años en Barcelona, cinco en Ibiza y ya tenía mi negocio de Catering allí. Pero hace tres años llegué a Bogotá, instalé el mismo negocio, y me di cuenta que el mercado es completamente distinto”.

Aragón afirmó que al encontrarse con un sector empresarial diferente, tuvo que ver las posibilidades más factibles para establecer el negocio; entonces, se dio cuenta que la gente perdía mucho tiempo en salir a comer, limitante que visualizó como una oportunidad, teniendo como motivador el tiempo.

“En una ciudad caótica, desplazarse es cada vez más complicado; por eso, vimos la oportunidad de establecer un servicio que hacía falta en Bogotá; no ha sido fácil, la gente no está acostumbrada a lo nuevo, ha sido un trabajo del boca a boca y poco a poco nos hemos posicionado en el gusto de la gente. El hecho de ofrecer un negocio que en lugar de que el cliente acuda, el negocio va hasta el cliente implica que nosotros nos amoldemos a ellos, la idea es que cualquier persona pueda acceder a nosotros y prefiera nuestro servicio”.

Señaló que el principal reto es que la gente consuma, después el poderse adaptar a los requerimientos de los clientes.

“En el caso de España y América latina, somos muy distintos aunque hablemos el mismo idioma; el menú varía, la cantidad de comida, las especies, los sabores, por ello, debemos aprender cada día más, mejorar el servicio y la atención. Para cubrir todas las necesidades tenemos un abanico bastante amplio, desde comida Colombiana, Peruana, Mexicana, Italiana, y podemos adaptarnos a lo que el cliente quiere comer”.

Para concluir, Isabel Aragón dijo que cada vez hay más servicios de Catering en Bogotá, por lo tanto, tienen que trabajar en la publicidad boca a boca, adaptarse al cliente con un producto bueno, bien trabajado, bien preparado con precios competitivos, destacando ante todo la calidad del producto que ofrecerán y brindando la mejor atención.