15 JUN 2016 | Artículo destacado

Ahorro de recursos en la oficina

Acciones para coadyuvar al cuidado del ambiente.

Economizar es una prioridad en las empresas, utilizar sólo los materiales necesarios es una recomendación que se ha generalizado, así como aquellas costumbres cotidianas como ahorrar papel, energía eléctrica, agua, y demás recursos. Por ello, es importante hacer un repaso de las actividades que es necesario aplicar en la oficina, y que dejan beneficios importantes.

En primera instancia es importante señalar que los recursos no renovables son aquellos que tuvieron un proceso de millones de años para existir, como el petróleo y el agua, por mencionar dos de vital importancia. Por otro lado, tenemos los recursos renovables que también están en riesgo por la rapidez con la que se están consumiendo y porque durante muchos años, no se tomó en consideración el riesgo de su desaparición.

Teniendo en cuenta estos dos conceptos, es necesario tomar medidas para el cuidado y preservación de estos recursos, principalmente en la oficina, que es el sitio en donde se pasa la mayoría del tiempo y debido al estilo de vida y la forma de consumo que se va adoptando, han tenido una disminución considerable.

Existen fugas tanto de dinero como de materiales, debido al uso desmedido de recursos, por ello es necesario tomar en consideración las cuatro “Rs”:

Reducir. Es cuestión de pensar en las actividades que se pueden evitar o disminuir, tal es el caso de disminuir la cantidad de impresiones; utilizar productos elaborados con materiales reciclados o que se pueden reciclar; tener como herramienta principal los medios electrónicos para comunicaciones internas; adquirir tintas, cartuchos, baterías recargables, y focos ahorradores; así como utilizar utensilios de vidrio y cerámica en lugar de polietileno.

Reutilizar. Existen acciones sencillas que se pueden aplicar, por ejemplo utilizar las dos caras del papel para imprimir; hacer anotaciones o esbozos en hojas recicladas; buscar un doble uso a los materiales como el periódico, el cartón y el plástico.

Reciclar. Esto inicia con la separación adecuada de residuos, tomando en cuenta sus características: orgánicos e inorgánicos. Asimismo, disponerlos a empresas que los puedan transformar y reutilizar de forma adecuada. En la oficina es importante contar con recipientes clasificados por colores para diferenciar los materiales.

Recuperar. Una vez que se han seguido estas iniciativas, es momento de regresar a la naturaleza, las bondades que brinda. Algunas empresas realizan campañas de reforestación, recolección de materiales tóxicos, así como disposición final de materiales electrónicos y hasta

Tomando en consideración estas acciones, se pueden obtener ahorros considerables y además, crear prácticas positivas que transciendan de la oficina a la vida cotidiana.