21 JUN 2016 | Artículo de interés

7 claves estratégicas para administrar las finanzas

Consejos sobre administración, presupuesto e inversión para emprendedoras.

Cortesía/ConnectAmericas

Debido a los múltiples roles que las mujeres juegan en el día a día, tanto como administradoras del hogar, consumidoras, o como empresarias, es de suma importancia que tengan un buen manejo de sus finanzas. A continuación, se comparten algunas claves para lograrlo:

Elaborar un presupuesto mensual: Planificar gastos para un periodo determinado y monitorear si se ha gastado lo que te habías propuesto. A fin de mes, hacer los ajustes para optimizar; mantener un seguimiento diario puede brindar ahorros de hasta un 15%.

Utilizar cuentas para distintos fines: El secreto para generar riqueza es la administración del dinero. Una de las formas es dividirlo en cuentas específicas para propósitos específicos, y relacionar cada cuenta con un área de la vida -y utilizarla sólo para este fin-. Cada vez que se reciba dinero, asignar un porcentaje a cada cuenta.

Invertir en lugar de ahorrar: El dinero es muy volátil para enfocarlo sólo en ahorrar. Hay que apuntar a acumular para invertir, generar rendimientos y más ingresos. Es bueno estar activa en el mundo de las inversiones y, sobre todo, entender el medio que se elige.

Prepararse para imprevistos: Buscar seguros de vida, negocio, y algunos de los activos que puedan verse dañados y afectar la riqueza. Crear un fondo de emergencia (con el equivalente de tres a seis meses de ingresos) para enfrentar un eventual problema de empleo, producción o situaciones personales que así lo demanden.

Sumar valor agregado: Entre más valor se genere, mayor será el precio que el cliente estará dispuesto a pagar por el producto o servicio que se ofrece. Invertir en uno mismo para crecer y crear más habilidades es la mejor inversión a largo plazo, en la que se puede acumular experiencia, capacitación y actualización continua. 

Pensar en el día de mañana: Nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde para diseñar un plan de retiro y ahorro. Las mujeres tienen en promedio más años de esperanza de vida que los hombres y deben considerar cómo costearse en el futuro.

Construir y consolidar un historial crediticio: Puede ser que aún no se haya considerado, pero para obtener un crédito que permita abrir un negocio, comprar una casa, un auto o incluso obtener una tarjeta de crédito, hay que contar con un buen historial de pagos responsable y a término.

Virginia Porcella, especialista en finanzas para la mujer y autora del libro “Economía con Tacos Altos” y “Economía SOS”, dice que tener un foco claro del negocio y la planificación es lo esencial para una administración eficiente de la economía personal.

“Esto parece muy sencillo y hasta evidente pero lo cierto es que las mujeres, por cuestiones socio-culturales, tenemos mucho menos ejercicio y práctica en esto de enfocarnos en el ahorro, la definición de metas y diseño de estrategia”, agrega.

La escritora señala que el primer paso es hacer un diagnóstico: cuánto se gasta y en qué, cuánto dinero ingresa, cuánto sobra si es que eso ocurre o, en el peor de los casos, cuánto falta. Lo siguiente es fijarse metas de ahorro que deberían servir para: primero el armado de un fondo de emergencia, luego el cumplimiento de objetivos de corto y mediano plazo como la compra de un bien durable o semidurable, y finalmente los objetivos de largo plazo como la compra de una vivienda.

“Cuando se habla de ahorro, es importante tener en cuenta el concepto de inversión, ya que invertir hace que los ahorros rindan más”, destaca.

Un estudio conducido por Lincoln Financial Group determinó que la mitad de las mujeres presentan algún tipo de dificultad para administrar sus finanzas, que deriva de los años en los que los hombres administraban la economía.

“El dinero atraviesa todas los aspectos de la vida de una persona: tanto en el ámbito personal, como laboral y hasta social. Estar enfocada en la economía personal es estar enfocadas en nuestras vidas. No hay superposición sino integración, ocuparnos de nuestras cuentas no es una tarea más sino un aspecto clave de todo lo que hacemos”, dice Porcella.

No se necesita ser un experto, basta con tener una idea clara de las finanzas actuales y desarrollar un plan a partir de eso. Si las decisiones se tornan un poco más complejas, sea en torno a los negocios o las inversiones, se puede consultar un asesor financiero de confianza con el cual construir una relación de largo plazo.

Para conocer más sobre este colaborador ingresa a: www.connectamericas.com/es